S?bado, 28 de febrero de 2009

Granada Abierta por la Tolerancia, Plataforma cívica andaluza que trabaja por la dignificación de nuestra Historia, organizó el pasado sábado día 21 de febrero un Acto de Hermanamiento entre dos lenguas andaluzas, árabe y castellano. Se cumplía el 510 aniversario de la quema de libros andaluces organizada por la iglesia, representada por el Cardenal Cisneros. También 400 años del Decreto de expulsión de los Moriscos que no aceptaban su cristianización.

 

Javier López Gijón, andaluz de conciencia y miembro de dicha Plataforma nos relata ese hecho de terrorismo acaecido en nuestra Patria, Andalucía

 

 

Quema de Bib-Rambla

* JAVIER LÓPEZ GIJÓN


 
Una vez finalizada la conquista del reino Granada, en 1492, fue nombrado arzobispo de Granada fray Hernando de Talavera. Como dice uno de sus biógrafos siguiendo los impulsos de su corazón benéfico, y en cumplimiento de las Capitulaciones, dejaba a los musulmanes la práctica de su religión, aunque también nos dice que no dejaba de trabajar para su conversión, pero los miraba con sentimientos de amor, empleaba medios dulces y suaves, ya que su corazón benigno a ello le inclinaba, persuadido de que el buen trato doméstico, la enseñanza de la fe católica, la caridad y el buen ejemplo, serían más eficaces para conseguir su objetivo que el rigor y la violencia. Con una modernidad que incluso hoy nos sigue sorprendiendo Hernando de Talavera se pone a estudiar árabe para hablarles a los granadinos recién conquistados en su lengua, y mandó a su clero que hiciera lo mismo.


También a su impulso se debe la impresión de la gramática y diccionario árabe de fray Pedro de Alcalá, he hizo imprimir en árabe un catecismo. Todo ello con la intención de ir convirtiéndolos desde la razón y el entendimiento. Pero desgraciadamente esta política no tuvo continuidad, en 1499 viene a Granada el cardenal Cisneros, que dará un vuelco radical. El nuevo modelo que implanta es la conversión forzosa, la represión y la violencia, para conseguir que la población granadina abandonara la religión que profesaban. Como esta política de conversión por la fuerza era contraria a las Capitulaciones, en las que se permitía que cada uno continuara con sus prácticas religiosas, en Granada se produjo un amplio malestar de la población andalusí, que acabaría con las revueltas del Albaicín, donde protestan por el incumplimiento de las Capitulaciones.

Cisneros aprovechará esta revuelta para asaltar la Madraza, la universidad granadina, que venía funcionando desde 1349, año en que la fundara Yusuf I. Como consecuencia de este asalto la universidad dejará de funcionar y su biblioteca será llevada a la cercana plaza de Bib-Rambla, donde fue quemada en pública hoguera. Meses después, finales de 1500, el que fuera edificio de la universidad era cedido para albergar al Cabildo (Ayuntamiento). Esta quema ha sido una de las más grandes de las que han ocurrido en Europa, tenemos que tener en cuenta que en Al-Andalus se escribe en soporte papel, mucho más barato que el pergamino, por lo que el libro era barato, asequible a muchas personas. En Castilla sin embargo al escribirse sobre pergamino el libro será un objeto caro y escaso. Todas las grandes ciudades andalusíes tenían una parte del zoco dedicada al comercio del libro y a los libreros.


Esta abundancia y circulación de manuscritos hizo que las bibliotecas andalusíes contaran con grandes colecciones de documentos. La primera biblioteca universitaria con que contó Granada pereció en Bib-Rambla. Triste final para una biblioteca que debió de estar bien dotada, pues tanto la universidad como su biblioteca son creación de Yusuf I, y esta época, junto con la de su sucesor Muhammad V, son de esplendor en el reino nazarí. Los libros se quemaron para que el olvido triunfase sobre la memoria, para desarraigar a un pueblo. Somos por la memoria. El libro y la biblioteca son memoria. Y cuando arden perdemos la memoria, somos nosotros los que nos perdemos. Esto es lo que pretendía Cisneros con la quema de Bib-Rambla.


Nosotros hoy, en esta misma plaza, pretendemos todo lo contrario: recordar y conmemorar. Y para ello vamos a hacer una lectura pública, de textos en árabe y en español, para apagar la hoguera de la intolerancia, para reivindicar el plurilingu
̈ismo como patrimonio de las sociedades civilizadas. Hoy sábado a partir de las once, recordaremos en Bib-Rambla aquella quema, y el trovador Javier Tárraga realizará una performance relacionada con estos hechos, y todo el que quiera podrá leer un texto, que nos haga recordar que las ideas se combaten con otras ideas, pero nunca quemando los libros y las bibliotecas que las contienen. Te esperamos en Bib-Rambla, hoy es un buen día para decir que hogueras antiguas, como la de Bib- Rambla, o bombardeos recientes, como los de la biblioteca de Sarajevo, no tienen sentido, y son actos bárbaros en una Europa que busca sus señas de identidad en la democracia, en la libertad, y en el cumplimiento de los derechos humanos.

* JAVIER LÓPEZ GIJÓN

Plataforma Granada Abierta por la Tolerancia



Tags: Al-Andalus, Andalucía, Historia, Moriscos, Quema de libros, Expulsión, Soberania Andaluza

Publicado por NASOINAN @ 13:06  | Aben Humeya y Moriscos
 | Enviar