Viernes, 21 de agosto de 2015

La Feria de Málaga está en la picota de los medios de comunicación en base a las declaraciones nada oportunas en forma y fondo de la concejal Teresa Porras, pero del mismo modo, por las protestas contra la celebración de unas fiestas en conmemoración a la toma de Málaga por los Reyes Católicos, en medio de un verdadero charco de sangre malagueña. Está claro que la Feria de Málaga está en la encrucijada del cambio. O se actúa de inmediato, o la Feria de Málaga se convertirá, si es que ya no lo es, de forma simple y clara en un macro botellón de diez interminables días de borracheras, sudor y mucha mierda acumulada en las calles.

No intento aprovechar el desafortunado comentario de Teresa Porras, que aún a pesar de que me crucifique, diré que en modo y forma es desafortunado, pero que en el fondo lleva razón, lo que ocurre es que la razón se pierde en las formas, para volver a la carga con la coincidencia de la Feria con un acto de guerra y genocidio como fue la toma de Málaga por los Reyes Católicos, que, para colmo, este domingo celebramos una cabalgata histórica. Estarán representados en dicha cabalgata la sangre de los malagueños muertos en la defensa de Málaga, estarán representados en dicho acto los malagueños hechos esclavos, creo que no, y de ese modo seguiremos mintiendo al pueblo de Málaga, sobre la masacre que se causó con nuestros hermanos malagueños de esa época.

Ahora dirán que aquellos no eran malagueños, que eran “moros y judíos” cuando llevaban ocho siglos en la ciudad, aún nos quedan tres siglos para ser igual de malagueños que ellos. Pero claro, ese malagueño que nació en Málaga, de padres, abuelos y tatarabuelos malagueños, que vivió en Málaga y que murió a manos de unos crueles Reyes Católicos, no eran malagueños, eran “moros o Judíos”. Para mí, eran tan malagueños como yo, que procesaban la religión musulmana o hebrea, en una Málaga multicultural y tolerante. Que lejos estamos de aquellos malagueños, de aquella Málaga.

Creo que pasar la Feria de Málaga a donde estaba hace unos años, a principios de Agosto, para no hacerla coincidir con tal masacre, no sería ninguna locura, sino restablecer la Feria a las fechas de las que, de pequeño, paseaba por el recinto ferial instalado en el Parque. Una Feria familiar, digna, llena de respeto y muy popular, muy lejos de lo que hoy es la Feria de Málaga conocida por lo poco familiar, quién se atreve a llevar a su hijo pequeño al centro entre tanto desnudo integral gratuito y de borrachos impresentables. No, esa no es la Feria que Málaga quiere, necesita ni merece.

Queremos una Feria digna, alejada de cualquier coincidencia política, social o histórica, para que sea una Feria para todos y cada uno de los malagueños. Una Feria digna, limpia, familiar, donde los malagueños podamos pasear por el centro sin tener que estar oliendo a orines, sudor, vómitos, y no sé cuántas cosas más. Una Feria en la que podamos llevar al centro a nuestros hijos para que disfruten de la misma en paz, limpieza y dignidad ciudadana. Para los de las borracheras sin fin y a los que les encanta mostrar sus partes más íntimas antes todos, se le puede habilitar un espacio donde se “diviertan” a su modo sin que los demás tengamos que sufrirlo que, la libertad de cada cual, debe comenzar por respetar la de los demás.

Por ello es hora ya de abrir un debate serio por parte del Ayuntamiento, Peñas, Asociaciones, Agentes Sociales etc… para buscar juntos en respeto y harmonía un futuro para una Feria de Málaga digna para la ciudad, divertida, culta, tolerante y libre. Espero que la Feria de Málaga 2016 sea noticia por todo ello, y no por conmemorar masacre alguna, ni porque ninguna niña lleve bragas mojadas en las manos, ni por ver desnudos integrales en plena calle, ni por el olor a orines y a mierda acumulada.

Málaga 21 de agosto de 2.015


Pedro Ignacio Altamirano

La Hora de Málaga




Publicado por NASOINAN @ 13:27  | Conquista de Andaluc?a
 | Enviar