Mi?rcoles, 14 de noviembre de 2007
ABBAS IBN FIRNAS

Sabio musulm?n andaluz, natural de Ronda (M?laga), que vivi? en la segunda mitad del siglo XI. Descubri? el proceso de fabricaci?n del vidrio, el cual puso en pr?ctica en los hornos de C?rdoba.

600 a?os antes de Leonardo de Vinci, Abbas ibn Firnas ensay? una m?quina voladora individual. Con un par de alas y un traje cubierto de plumas se lanz? al aire desde la Ruzafa cordobesa; se mantuvo largo rato y aterriz?, al fin, con cierta violencia pero sin da?os f?sicos.

Fue el primero en utilizar en toda la Pen?nsula Ib?rica las tablas astron?micas de Sinhind, de origen ind?, que m?s tarde resultar?an b?sicas en el desarrollo de la ciencia europea. Introdujo tambi?n la t?cnica para tallar el cristal y construy? un reloj anaf?rico y la primera esfera armilar europea. El reloj anaf?rico es una complicada m?quina que utiliza agua como l?quido motor, a la que cierran o abren el paso una serie de v?lvulas y sirve para dar la hora tanto de d?a como de noche. Las esferas armilares, por su parte, se utilizaban para realizar c?lculos y observaciones astron?micas aproximadas, orientando los c?rculos del instrumento seg?n el plano de los c?rculos celestes.

Entre sus contempor?neos, Ibn Firnas fue conocido como astr?logo, alquimista y poeta. Pero, sobre todo, como sabio exc?ntrico, a causa de ideas como la de construir un planetario en una sala de su propia casa que representaba la b?veda celeste y ambientarlo todo con efectos sonoros y visuales que simulaban los distintos agentes atmosf?ricos: la tormenta, el rayo y el trueno. En realidad el ronde?o, Ibn Firnas, fue el primer cient?fico andaluz destacado. Durante el Emirato, la ?poca de Ibn Firnas, comienza a despertar la ciencia y la tecnolog?a en Al Andalus. Los hechos m?s significativos son el uso del papel, la utilizaci?n de las cifras ?rabes o numerales y la primera menci?n conocida de la br?jula. Paralelamente se introducen muchas plantas hasta entonces extra?as en el mundo occidental: el az?car, las espinacas, las berenjenas, las alcachofas, la sand?a, el albaricoque, el arroz, el limonero, etc?tera.

El gran historiador de la ciencia, Georges Sarton, considera Al Andalus como el m?s importante centro cultural del mundo en la Edad Media. De la dependencia cient?fica que ten?an los cristianos y jud?os de los musulmanes da cuenta la siguiente advertencia del alfaqu? sevillano Ibn Abdun, que dice en el 493 H (1.100 dC) : ?No deben venderse a jud?os ni a cristianos libros de ciencia, salvo los que tratan de su ley porque despu?s traducen los libros cient?ficos y se los atribuyen a los suyos y a sus obispos, siendo as? que se trata de obras musulmanas?.

Abbas Ibn Firnas fue el ?nico que descifr? el tratado de m?trica ?rabe de Jalil. Se desconoce la fecha de su nacimiento, aunque se sabe que muri? en C?rdoba en el 273 H (887 dC).



ABDULLAH IBN AHMAD IBN AL BAYTAR M?dico y bot?nico, llamado por Men?ndez Pelayo el "Diosc?rides espa?ol", es m?s conocido como Ibn al Baytar.

Naci? en M?laga en el a?o 593 H (1.197 dC) y muri? en Damasco en 646 H (1.248 dC), aunque seg?n otras fuentes su muerte ocurri? en el a?o 612 H (1.216 dC).

En el a?o 616 H (1.219 dC) abandon? su tierra natal, recorri? toda Andaluc?a y viaj? a trav?s del norte de ?frica, Arabia, Siria y Mesopotamia, donde continu? sus investigaciones bot?nicas ?dando a conocer m?s de 200 nuevas especies?, estudi? y ense??.

Escribi? importantes obras, aunque su m?rito se basa en su "Gran colecci?n de medicamentos y alimentos simples" ?considerada como el mejor trabajo bot?nico de la Edad Media?, en la que habla de medicamentos y comidas, y del modo de confeccionarlos a partir de animales, plantas y minerales. Orden? la obra alfab?ticamente, describiendo cada medicina y sus diversas nomenclaturas, mencionando a aquellos de sus predecesores, desde Dios?rides a los autores ?rabes, corrigiendo con frecuencia las equivocaciones de etos y se?alando sus diferencias de opini?n, que trat? de minimizar. La obra alcanz? gran popularidad, tanto en Oriente como en Occidente, y fue resumida en cap?tulos para facilitar su empleo a los m?dicos.

Entre sus disc?pulos se hall? Ibn Abu Usaybiah, autor de una autorizada historia de los principales m?dicos.



ABU ABDULLAH IBN IDRIS

Abu ?Abdullah Muhammad ibn Muhammad ibn ?Abdullah ibn Idris, conocido como al Sharif al Idrisi, naci? en Ceuta en el a?o 493 H (1.100 dC) y muri? en 566 H (1.171 dC). Ge?grafo eminente, estudi? en C?rdoba y en sus obras ofrece una muy detallada descripci?n de la ciudad. Viaj? por la Pen?nsula, el norte de Africa, Asia Menor, Egipto y Siria, ofreci?ndonos pormenores de cada uno de esos lugares que s?lo pueden deberse a la observaci?n directa.

Su fama de extendi? hasta la corte de Rogelio II, rey de Sicilia, qui?n, en su deseo de verse rodeado de sabios y literatos, lo atrajo a su lado protegi?ndolo y convirti?ndose en su mecenas. Animado por el monarca se dedic? a la descripci?n del mundo conocido en su tratado "Recreo de quien desea recorrer el mundo". No obstante, su obra m?s importante es una geograf?a descriptiva que se considera la mejor de toda la Edad Media. Adem?s realiz? un mapamundi, terminado en 549 H (1.154 dC), de trazado preciso y con incorporaci?n, a?n parcial, de coordenadas geogr?ficas.



ABU ISHAQ AL BITRUSHI (Alpetragius>)

Abu Ishaq al Bitrushi, conocido en Occidente como Alpetragius, public? una teor?a nueva concerniente al movimiento de los astros y cuyo libro titulado "Kitab al Hayah" o "Libro de la Forma" fue traducido al lat?n por Miguel Escoto en 614 H (1.217 dC); al hebreo por Mois?s ben Tibbon en 656 H (1.259 dC) y de nuevo al lat?n por Kalonymous ben David en 935 H (1.529 dC).



ABUL QASIM AL ZAHRAWI (Abulcasis)span>

Abul Qasim al Zahrawi, conocido en Occidente como Abulcasis, naci? en C?rdoba en el a?o 324 H (936 dC), fue medico de la corte de Al Hakam II y excelente cirujano. Su extraordinario prestigio y fama se basa en su "Kitab al Tasr?f ", enciclopedia m?dica y quir?rgica dividida en dos partes, a su vez subdivididas en quince secciones.

En general, la obra est? basada en los conocimientos m?dicos de sus predecesores, sobre todo Al Razi. Sin embargo, es de gran importancia la secci?n de cirug?a, que contiene numerosas ilustraciones de instrumental quir?rgico y est? dividida en tres libros: el primero que trata de la cauterizaci?n; el segundo de cirug?a, describiendo litotricias, amputaciones, cirug?a oft?lmica y dental y curaci?n de heridas; y el tercero sobre fracturas. La obra est? escrita con lucidez y fue traducida al lat?n por Gerardo de Cremona, poni?ndose de moda en Europa.

Otra obra es el "Liber Servitoris", que describe la preparaci?n de medicamentos a base de plantas, minerales y animales.

Gracias a sus m?ltiples viajes tuvo conocimiento de las t?cnicas quir?rgicas tanto orientales, de la India, como las griegas occidentales que integr? en su propia experiencia personal para lograr t?cnicas nuevas: desde los alucin?genos hasta la invenci?n y empleo de nuevos instrumentos quir?rgicos, tipos de sutura, descripci?n de enfermedades raras, etc.

Abul Qasim al Zahrawi muri? en C?rdoba el a?o 403 H (1.013 dC).



AHMAD HARRANI y OMAR HARRANI
Los hermanos Harrani ?Ahmad y Omar? , emigraron a Oriente y estudiaron las obras de Galeno con Thabit ibn Sinan y Thabit ibn Qurrah en Bagdad, y, a su vuelta a Al Andalus en 352 H (963 dC). se convirtieron en los m?dicos preferidos de Al Hakam II, que los aloj? en las dependencias gubernamentales de Madinat az Zahra. Adem?s, el califa concedi? su amistad a Ahmad y se lo llev? a vivir a palacio, haci?ndole responsable de un dispensario donde se distribu?a comida a las pobres y a los enfermos.



AHMAD IBN IYYAS

Ahmad ibn Iyyas, que vivi? durante el reinado del emir Muhammad I (237 H / 852 dC ? 272 H / 886 dC), se dice que fue el primer andaluz que alcanz? la fama en medicina. Probablemente sirvi? en la corte de Muhammad I, al mismo tiempo que el m?dico Al Harrani, originario de Harr?n, Mesopotamia, el cual comenz? vendiendo un brebaje para el dolor de est?mago que dio buen resultado y le hizo famoso. Tambi?n extrajo un medicamento de las plantas de capuchinas (hurf), que vendi? con otro nombre (Al thuffa).



AHMAD IBN MUHAMMAD ABU YAAFAR AL GAFIQI

Fue el historiador de la medicina sirio Ibn Abi Usaybia qui?n le dedic? una especial atenci?n en su obra. Su figura se presenta como continuadora de la tradici?n m?s pura de investigadores sobre medicamentos simples. La Farmacolog?a , que, partiendo desde Diosc?rides y Galeno y a trav?s de Hunayn ibn Ishaq y su equipo de traductores, llega a Al Andalus de la mano del jud?o Hasday ibn Shaprut, Ibn Yulyul, Ibn Samyun, Ibn Buklarish y otros, encuentra su culminaci?n en la obra de Abu Yaafar al Gafiqi. Es es, al decir de Meyerhof, "le plus grand savant en pharmacologie et botanique parmi les m?decins du moyen age islamique".

Su "Kitab al adwiya al mufrada" o Libro de medicamentos simples es un trabajo enciclop?dico de recopilaci?n y complemento s?lo posible gracias al trabajo desarrollado en el campo de la Farmacolog?a por los autores que le precedieron, tanto en Oriente como en Occidente y tanto musulmanes como grecolatinos. Hasta ahora no ha sido editado ni traducido, pero de ?l se encuentran distintas copias manuscritas en Estambul, El Cairo, Rabat, Canad? y Oxford, por lo que podr?a ser f?cilmente reconstruido. Sabemos, a trav?s de distintas lecturas de la obra, que en ella Abu Yaafar, se declara como uno de esos m?dicos que estima esencial el conocimiento directo de los animales, plantas y minerales que constituyen los medicamentos simples.

Sabemos, a juzgar por sus apreciaciones, que adem?s de su labor de estudioso fue un m?dico experimentado en la pr?ctica diaria con enfermos. Es caracter?stica sobresaliente de su libro la calidad y cantidad de informaci?n terap?utica y farmacol?gica que aporta y su honestidad es bien visible al citar escrupulosamente en todo momento sus fuentes de informaci?n. al Gafiqi cita a Diosc?rides, Galeno. Pablo de Egina, Masaryawayh y Bajisthu -uno de los m?dicos de Harun ar Rashid-, Hunayn ibn Ishaq, al Kindi, Abu Han?fa ad Dinawar?, Ar Razi, Ibn al Yazzar, Ibn Yulyul, Ibn Samyun, Ibn Wafid y otros muchos.

En cuanto a la metodolog?a, al Gafiqi, sigue b?sicamente el procedimiento de Diosc?rides y Galeno. En el manuscrito depositado en la Biblioteca Bodleniana de Oxford, donde se recoge su "Libro de Medicamentos simples" aparecen dos obras m?s atribuidas a ?l : "Libro de las fiebres y de los tumores" y "Libro del rechazo de todos los da?os que afectan al cuerpo". La influencia de su obra fue enorme y como ejemplo baste se?alar que Ibn al Baytar, farmac?logo eminente de finales del siglo XII copia literalmente en su "Gran colecci?n de alimentos y medicamentos simples" extensos pasajes de su obra.



AL ZARQALI (Azarquiel)

Al Zarqali, o Azarquiel naci? en Toledo en el a?o 420 H (1.029 dC) Fue un destacado astr?nomo y matem?tico que, a ra?z de la conquista de la ciudad por Alfonso VI en 477 H (1.085 dC), se traslad? a C?rdoba, donde muri? en el a?o 493 H (1.100 dC). Construy? excelentes instrumentos astron?micos, y otros aparatos de precisi?n, y fue muy admirado por su amplio conocimiento de esta ciencia. Said de Toledo, que escribi? una obra de astronom?a, le describe como el mejor conocedor de los movimientos de los astros, la observaci?n astron?mica, preparaci?n de tablas y construcci?n de instrumentos.

Hizo un reloj de agua capaz de determinar la hora del d?a y de la noche, y los d?as de los meses lunares: el reloj anaf?rico, lo cual le dio un gran prestigio y acrecentamiento de su fama. Con referencia a dicho reloj existe una descripci?n realizada por Al Zuhri y Al Maqqari, exponiendo los siguientes detalles: ?Lo que hay de sorprendente en Toledo, tanto que no creemos que haya en todo el mundo habitado ciudad alguna que se le iguale en esto, son dos recipientes de agua que fabric? Al Zarqali. Cuentan que oy? hablar de cierto aparato que hay en la ciudad india de Ar?n y se propuso construir un artificio parecido por el que supiera la gente qu? hora del d?a o de la noche era y pudiera conocer la edad de la Luna. Para ello construy? grandes estanques en una casa, en las afueras de Toledo, a orillas del Tajo, haciendo que se llenaran de agua o se vaciaran seg?n el crecimiento y menguante de la Luna?.

Y contin?an diciendo: ?Seg?n nos han informado personas que vieron estas clepsidras funcionaban as?: en cuanto aparec?a el novilunio, el agua empezaba a afluir a los estanques por tuber?as invisibles de tal modo que al anochecer el d?a siguiente hab?a la mitad de un s?ptimo justo de agua. De este modo iba aumentando el agua en los estanques, as? de d?a como de noche, hasta que al fin de una semana estaban llenos hasta la mitad y la semana siguiente se ve?an rebosar llenos del todo. Luego, a partir de la decimoquinta noche del mes, la Luna empezaba a decrecer el agua del estanque a raz?n de la mitad de un s?ptimo cada d?a, y el d?a vig?simo noveno del mes quedaban vac?os del todo los estanques. Si durante este ciclo de aumento y disminuci?n del agua alguien extra?a parte de ella, aumentaba el flujo de las tuber?as de abastecimiento de tal modo que no se alteraba el ritmo del ciclo. Lo mismo ocurr?a si alguien aumentase el caudal de los estanques, pues lo que sobraba sal?a inmediatamente?.

Su nombre se asocia, asimismo, a las tablas toledanas, que se basaban en las ense?anzas del Sindhind y en las obras de sus predecesores, principalmente de Al Juwarizmi, aunque tambi?n a?adi? sus propias observaciones y estudios. Su legado de astronom?a fue enorme, como atestiguan sus numerosas obras, entre las que se halla el "Libro de las Tablas" (Yadwal), en forma de almanaque, que conten?a diversas tablas: algunas determinando qu? d?a marca el comienzo de cada mes lunar copto, romano o persa; otras describiendo la posici?n del Sol, la Luna y otros astros, y otras prediciendo los eclipses de Luna y de Sol.

Otra de sus obras fue "Suma referente al Movimiento del Sol", que recoge el fruto de 25 a?os de observaciones para demostrar y medir el movimiento del apogeo solar respecto a las estrellas, modo de determinar la posici?n del Sol bas?ndose en las tablas, la posici?n de los planetas, longitud y latitud, y los eclipses de Luna y Sol.

Tambi?n mejor? un tipo de astrolabio llamado Al Saf?hah, sobre el cual escribi? un tratado que fue traducido al romance por orden de Alfonso X el Sabio. Sus "Tablas Astron?micas Toledanas", elaboradas hacia el a?o 740 H (1.340 dC), fueron la base de la primera redacci?n de las "Tablas Alfons?es", de Alfonso X el Sabio, y se tradujeron al lat?n por Gerardo de Cremona (*).

(*) Acerca de tales materias y estudios de Astronom?a, enumera el autor Anwar G. Chejne, en su obra "Historia de Espa?a Musulmana" las siguientes puntualizaciones: "Carra de Vaux, en Arnold y Guillaume, "Legacy of Islam", p?g. 394: Los ?rabes construyeron numerosos observatorios astron?micos e instrumentos astron?micos tanto en Oriente como en Espa?a. A. Sayli, "The Observatory in Islam and Its Place in the General History of the Observatory", Ankara, 1960; H Michel, "Trait? de l?Astrolabe", Par?s, 1947. L.A.Mayer, "Islamic Astrolabists and their Works", G?nova, 1956; J.M. Mill?s Vallicrosa, "Los primeros tratados de astrolabio en la Espa?a ?rabe".



IBN ?ABDUR RAHMAN IBN SHUHAYD
Ibn ?Abdur Rahman ibn Shuhayd alcanz? la fama en medicina, y por su modo de curar las enfermedades. Conocedor de los libros de Galeno, Arist?teles y otros fil?sofos, fue experto en las disciplinas (ulum) de los remedios sencillos, los cuales comprendi? mejor que nadie en su ?poca, y sobre los que escribi? un "libro importante", que no tuvo rival y que incluy? las obras de Diosc?rides y Galeno acerca de este tema, dando el nombre y propiedades de cada medicina, sus posibilidades y limitaciones.

Afirm? que no eran necesarias las medicinas si bastaba con la alimentaci?n, pero, si fuesen necesarias, deber?an emplearse remedios simples, ya que los medicamentos compuestos ser?a conveniente reservarlos para casos extremos, y se administrar?an en peque?as dosis.

Su fama pareci? igualar a la de Abul Qasim al Zahrawi (Abulcasis).



IBN AL AFLAH

Yabir ibn al Aflah naci? en Sevilla, y fue muy importante matem?tico y transmisor de toda la ciencia matem?tica precedente. Contribuy?, as?mismo, a la Astronom?a con la obra titulada "Kitab Al Hayah", que fue traducida al lat?n.

Muri? hacia el a?o 545 H (1.150 dC).



IBN AL KATTANI

Ibn al Kattani, prominente cient?fico que sirvi? a los Amiries de C?rdoba y despu?s se traslad? a Zaragoza, fue profesor de ciencias y tuvo una gran cantidad de alumnos, entre los que estuvo Ibn Hazm. Se le atribuyen muchas obras de medicina.

Muri? en el a?o 420 H (1.029 dC.).



IBN MUAD

Ibn Muad, fue el m?s importante de los cient?ficos puros de Al Andalus, y ejerci? como cadi de Ja?n. Cuando las tablas astron?micas y la aritm?tica eran usadas en su forma m?s simple para establecer hor?scopos y otras menudencias, ?l es el autor del primer "Tratado de Trigonometr?a Esf?rica" conocido en la ?poca, en el cual se encuentran por primera vez teoremas como los del seno, coseno, etc.

Debi? morir hacia 471 H (1.079 dC).



IBN YULYUL

Ibn Yulyul naci? en C?rdoba en 331 H (943 dC), estudi? ?rabe y ciencias religiosas en su temprana juventud y empez? a interesarse profundamente por la medicina a los catorce a?os, habi?ndose convertido a los veinticuatro en uno de los m?s importantes m?dicos. Fue m?dico del califa Hisham II. Adem?s, escribi? un comentario a los nombres de las medicinas corrientes mencionadas en "De Materia Medica" de Diosc?rides; un tratado acerca de las que no menciona este ?ltimo, incluidas las que se conoc?an en Al Andalus; otro sobre ant?dotos, y otro sobre las equivocaciones de algunos m?dicos.

Tiene inter?s especial su "Tabaqat al atibba wal hukama", (ed. F. Sayyid, El Cairo, 1.375 H (1.955 dC), t?tulo en ?rabe de la obra . En castellano, "El libro de las generaciones de los m?dicos", escrito por mandato del propio califa omeya, y que est? dividido en nueve categor?as siguiendo la historia de la ciencia desde sus supuestos fundadores Hermes y Esculapio hasta su propia ?poca. Dicho tratado constituye uno de los primeros estudios hist?ricos de la ciencia, en el cual se recogen las biograf?as de m?dicos andaluces y aporta datos sobre la medicina social de la ?poca. Gracias a ?l sabemos que los m?dicos y los f?rmacos eran gratuitos y proporcionados por las farmacias del palacio. Tambi?n que las causas de mayor mortalidad entre la poblaci?n eran debidas a enfermedades de vientre y circulatorias, aparte de las causadas por la guerra.

Hace res?menes biogr?ficos de m?dicos y sabios preisl?micos e isl?micos, Hip?crates, Diosc?rides, Plat?n, Arist?teles, Tolomeo, Euclides, Galeno, de los importantes m?dicos siriac?fonos, Al Kindi, Al Razi y sus compa?eros andaluces. Obtuvo su informaci?n de fuentes ar?bigas, de Paulo Orosio (siglo V d. C.), San Jer?nimo, Isidoro de Sevilla y, oralmente, de sus contempor?neos. Las "Clases de M?dicos", a su vez, sirvieron de fuente b?sica a los escritores andaluces y otros orientales como Al Qifti e Ibn Abu Usaybiah, siendo tambi?n importante el hecho de que Ibn Yulyul contribuyera a la traducci?n de "De Materia M?dica" del griego al ?rabe cuando esta obra fue enviada a ?Abdur Rahman III por el emperador de Bizancio. El "Tabaqat" es sumamente valioso para ver con claridad la extensi?n de los conocimientos y la propagaci?n de las ciencias, lo mismo en Oriente que en Al Andalus.

Seg?n Ibn Yulyul, la medicina en Al Andalus estuvo al principio en manos de los cristianos, que confiaban grandemente en el "Aforismo" de Hip?crates y a los que faltaba visi?n, tanto de su profesi?n como de filosof?a y geometr?a. Sin embargo, la profesi?n empez? a tener aceptaci?n e importancia ya en el siglo III H (IX de dC), y lo mismo Ibn Yulyul que Said de Toledo hacen una relaci?n notable de todos a los que consideraban como los m?s destacados m?dicos hasta su ?poca.


MUHAMMAD IBN ?ABDUN

Muhammad ibn ?Abdun tambi?n march? al Este en 347 H (959 dC), visitando Basrah y Egipto, donde administr? un hospital (bimaristan), y se hizo experto en medicina. A su regreso a Al Andalus en 360 H (971 dC). sirvi? a Al Hakam II y escribi? una obra modelo sobre fracturas.



MUHAMMAD IBN QASSUM AL GAFIQI

La contribuci?n de la Gafiq andalus?, actual Belalc?zar (Valle de los Pedroches en la provincia de C?rdoba), a la medicina occidental se h?zo p?blica con la traducci?n parcial francesa que Meyerhof h?zo de la "Gu?a de Ocul?stica" de Muhammad ibn Qassum al Gafiqi, m?dico y oftalm?logo andaluz oriundo de G?fiq, que vivi? durante el siglo XII y del que las fuentes ?rabes han conservado pocos datos biogr?ficos. Mucho se ha hablado de ?l, e incluso la ciudad de C?rdoba le dedic? en su d?a un monumento en una popular plaza de dicha ciudad.



SAID IBN ABD RABBIHI

Said ibn Abd Rabbihi, sobrino del literato Ibn Abd Rabbihi, fue un m?dico poeta que compuso un poema en rachaz sobre medicina, y al que se atribuye la invenci?n de un remedio especial para las fiebres. Muri? en el a?o 339 H (951 dC)



Biografia del Foro Aben Humeya

Tags: Científicos Andalusíes

Publicado por NASOINAN @ 19:11  | Biografias
 | Enviar