Jueves, 15 de noviembre de 2007
Muhammed Aben Humeya


Despu?s de la conquista militar de Granada, los reyes cat?licos concedieron el se?or?o de Los V?lores a Don Hernando de C?rdoba, abuelo de Aben Humeya, de la familia de ?Los Hernandos? que fij? su residencia en ?V?lor el Alto? y a?adi? el nombre de V?lor a su apellido, pasando a llamarse Hernando de C?rdoba y V?lor, y su familia ?Los Valor?es?.
Tenidos por descendientes directos del profeta Mahoma, de la rama de los Omeya, la familia de los Hernandos estaba muy bien considerada entre los moriscos, por lo que no es de extra?ar que estos eligieran a uno de sus miembros, Fernando de C?rdoba y V?lor, que adem?s era Caballero Veinticuatro de la capital granadina, es decir miembro del concejo municipal, como cabeza visible del levantamiento contra Felipe II, proclam?ndolo nada menos que ?Rey de los Andaluces? con el nombre de Muhammad Aben Humeya
.


El l?der de los moriscos en la rebeli?n de la Guerra de la Alpujarra (1568-1571), conocido tambi?n por su nombre cristiano Fernando de V?lor. Ab?n Humeya, ? m?s correctamente Ibn Umayya, naci? en el pueblo granadino de V?lor, en el coraz?n de Las Alpujarras en 1520, era miembro de una destacada familia morisca convertida al cristianismo tras la conquista de Granada en 1492, nacido cristiano como Fernando de C?rdoba y V?lor lleg? a ser incluso caballero veinticuatro de la Granada cristiana, tambi?n este linaje ilustre que se dec?a descend?a de los Omeyas, dinast?a de los califas andalus?es, fue la que propici? que pese a no ser apoyado por todas las facciones, su t?o Ben Saguar lograra que fuese proclamado rey de C?rdoba y Granada el 24 de Diciembre de 1568 (en el pueblo de Cadiar ? en el de B?znar seg?n autores), abjurando del cristianismo para recuperar la religi?n isl?mica de sus mayores y el patron?mico de Ab?n Humeya.

La Guerra de las Alpujarras, con un inicio y un fin previsibles por el incumplimiento de las Capitulaciones de Granada, las pragm?ticas de Carlos I y Felipe II, y la conciencia de pueblo y el falso sometimiento de los moriscos y sus problemas de convivencia con los colonizadores castellanos, empezar?a con ?xito para los sublevados. Ab?n Humeya nombr? general a su t?o Ab?n Jahuar o Ben Saguar, y a su principal rival, Farax ben Farax, jefe de la todav?a poderosa tribu de los abencerrajes y famoso por su crueldad en las batallas, como alguacil mayor.
Adem?s de la Alpujarra en M?laga le sigue inicialmente s?lo los habitantes de Ist?n dirigidos por el jefe local Francisco Pacheco Manxuz, que huyen a la sierra para fortificarse.

En Enero de 1569 Felipe II envi? dos poderosos ej?rcitos, uno parti? de Granada al mando del marqu?s de Mond?jar con 400 jinetes y 2000 infantes que acamp? en Orgiva, y otro no menos numeroso desde V?lez Blanco al mando del Marqu?s de los V?lez que situ? su cuartel en Terques, pero las diferencias entre ambos generales espa?oles y los saqueos de sus tropas propiciaron que la rebeli?n se extendiera con ?xito hacia Almer?a, y en la Axarqu?a en M?laga, donde el miedo a las represiones castellanas lleva a los moriscos a concentrarse en la antigua fortaleza de Frigiliana, que resistir?n desde Abril a Junio de 1569 a las tropas del comendador Requesens, aunque en otros frentes los moriscos toman la iniciativa atacando Vera y Orgiva.

Felipe II confi? el mando del ej?rcito a su hermano Juan de Austria, y a pesar de la muerte de Ab?n Humeya en Octubre de 1569, la guerra seguir?a hasta 1571.
Seg?n unos historiadores castellanos "la arbitrariedad y tiran?a que muestra Ab?n Humeya, as? como su car?cter desp?tico y receloso le hacer perder el apoyo de sus partidarios, siendo asesinado en su palacio de Lanjar?n donde es ahogado con un cord?n al cuello", aunque las cr?nicas de los protagonistas, nos dicen que fue asesinado por moriscos agentes de los castellanos.
Ser? sucedido por su primo Ab?n Aboo, de cristiano llamado Diego L?pez. 10.000 moriscos logr? reunir Ab?n Aboo al frente de los cuales llega incluso cerca de Granada, cuyos habitantes moriscos no se sumaron a la rebeli?n por temor a las represalias y a perder lo poco que ten?an, pero los cristianos superiores en n?mero y medios contraatacan, la guerra empieza a cambiar su signo a finales de 1569.
Tres ej?rcitos recorren el viejo reino nazarita, don Juan de Austria con el principal toma Galera, cerca de Hu?scar, y conquista Ser?n , y se le une en las Alpujarras el duque de Sessa al mando del segundo ej?rcito que proced?a de Granada, mientras el tercero al mando de Antonio de Luna, sale de Antequera y llega a la sierra de Bentomiz, en la Axarqu?a a principios de Marzo de 1570.

Ante el empuje castellano se dividen los moriscos y mientras una facci?n con Aben Aboo al frente quieren continuar la lucha, otros quieren negociar la rendici?n. Public? don Juan de Austria un bando prometiendo perd?n a los que se sometiesen, y en Fond?n de Andarax en Mayo muchos moriscos del grupo de El Habaqui abandonan las armas, pero ?ste fue muerto por Ab?n Aboo por traidor.
Los combates finales tienen lugar cerca de Ronda, pues en julio los mosoriscos entran en Alozaina y se refugian luego en Sierra Bermeja, de donde los desaloj? el duque de Arcos en Septiembre.
La muerte de Ab?n Aboo que aguanta hasta 1571, certifica la derrota de los moriscos.
A partir de ese momento se puede dar por concluida la guerra pues s?lo quedan algunas escaramuzas aisladas, y empieza la deportaci?n de miles de personas del reino de Granada en direcci?n al reino de Castilla, unos 50.000, tanto si hab?an participado en la rebeli?n como los que se hab?an mantenido fieles en la ciudad de Granada, y de los que se calcula murieron mas del 20% pues en Extremadura murieron muchos de ellos por el tifus y la desnutrici?n.

Esta deportaci?n masiva al interior de la pen?nsula fue el preludio de la expulsi?n de millarees de los moriscos, decretada en 1609.

Tags: Moriscos, Al-Andalus

Publicado por NASOINAN @ 12:06  | Aben Humeya y Moriscos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios