S?bado, 17 de noviembre de 2007
Manifiesto de 1.992

Granada 1492, lo perdimos todo


En el oto?o de 1.991, un colectivo representativo de andaluces (nacionalistas, agn?sticos, jud?os, musulmanes y colectivos andalucistas, de L.A. y de N.A.), nos propusimos realizar un acto alternativo al oficial. Ese acto se celebr? en Granada junto a la ermita de San Sebasti?n, (donde te?ricamente Boabdil entreg? las Llaves de Granada y de Andaluc?a a los conquistadores).
Tuvo repercusi?n en medios de comunicaci?n, prensa, radio, tv; pero el Manifiesto que se redact? s?lo lo public? Diario C?rdoba, dirigido por el buen periodista andaluz Antonio Ramos Espejo.Hoy sigue teniendo vigencia, queremos compartirlo con m?s andaluces.


Hermanos andaluces:

Fuimos muchos los que descubrimos nuestra identidad andaluza en la emigraci?n forzosa a Madrid, Barcelona, Alemania y un largo, etc?tera. Otros andaluces tambi?n exiliados en el Norte de ?frica, Oriente, Am?rica y otros estados europeos conocieron la hiel del desarraigo y la nostalgia. Todos mantuvimos nuestra Memoria indeleble de andaluces, y en esta fecha de 1.992 es preciso una reflexi?n com?n.

Desde Andaluc?a, repartidos por medio mundo, expulsados por el hambre o el exclusivismo intransigente, no fue hasta mucho tiempo despu?s, cuando hemos descubierto que los andaluces fuimos sometidos desde 1,492 a un experimento de exterminio cultural, colonizaci?n y eliminaci?n premeditada. El nuevo Estado que en esos a?os se constru?a la ensay? con nosotros lo que tambi?n iba a aplicar, paso a paso, secuencia a secuencia, en las tierras y pueblos de Am?rica: Las culturas, tradiciones, costumbres y creencias que conformaron la entidad de esos pueblos fueron destruidas y aniquiladas, como ya hicieron con nosotros, los andaluces.

En 1.492 y con la conquista de Granada se impone un nuevo modelo de desarrollo de nuestra tierra andaluza desmantelando una econom?a que a?n no siendo un paradigma de justicia, fue suficientemente pr?spera y equitativa y sobre todo, respond?a a las necesidades de la poblaci?n. Se estigmatiza y humilla a nuestras gentes; se nos persigue, convirti?ndonos as? en los nuevos malditos,( hablamos de eso que tan eufem?sticamente los historiadores y pseudohistoriadores al uso han denominado repoblaci?n). Los mismos historiadores que han alimentado una de las manipulaciones hist?ricas m?s infames que se conoce: " La invasi?n de tos ?rabes" y posterior "reconquista".

Mucho tiempo ha transcurrido ya, y sin embargo el mayor dolor no es el recuerdo de lo acaecido. El tiempo ejerce aqu? su funci?n bals?mica. La mayor tristeza no esta en reconocer esta ignominia; la historia se sucede y sus mecanismos son a veces tan implacables como inapelables cuando ya han actuado; el estupor y la vehemencia surgen en nosotros al comprobar que los estados y sus gobiernos, pretenden celebrar en este a?o d? 1.992 grandes festejos en conmemoraci?n de aquellas lejanas y trist?simas fechas.

Que enorme habilidad han demostrado los poderes utilizando el enga?o, acudiendo a la estafa hist?rica, manipulando, as conciencias, ocultando la realidad, aplastando la imaginaci?n creadora? ellos saben que el conocimiento ayuda a comprender y as? dedican enormes sumas a esconder la realidad. Tras los fuegos de artificios se disfrazan. Y sin embargo nuestra larga experiencia como pueblo nos indica que tarde o temprano, estos pueblos aprenden y vuelven a preguntar; descubriendo tras el disfraz la historia real. Insensatos !.?Qu? vais a celebrar?. ?Porqu? pas?is por alto con el cretinismo propio de los necios las realidades que configuran nuestra identidad soberana?.?Acaso ignor?is las certezas de injusticias y crueldad que se sucedieron y aun hoy se suceden, y que han de avergonzar a todo el g?nero humano?. ?Conmemorar?an los sevillanos el hundimiento de la Giralda?. Que un pueblo, culto como el nuestro, participen en actos que celebran la ruina, y su propia decadencia, la p?rdida de su identidad y libertades, solo tienen un motivo: Han matado nuestra Memoria colectiva.

Reconociendo que los andaluces somos muy dados a celebrar con fastos y alharacas cualquier acontecimiento, -no dud?is que ello tambi?n lo hemos heredado de los que nos precedieron -, sin embargo, nunca pudimos imaginar que los gobiernos; y los poderes que se llaman p?blicos ,( trabajo cuesta creerse esta acepci?n atrevi?ndose a tama?o desprop?sito). ? Considerar?n acaso que nuestro pueblo ha perdido irremediablemente su sentido de la dignidad, o m?s bien pretender?n con todo el fasto parafernalia y pompa invertida, que ya nadie formule pregunta alguna sobre su identidad y futuro?. Que raz?n ten?a nuestro antepasado Ibn Al-Jatib, el sabio historiador de Loja, cuando comentaba que los poderosos suelen promocionar espect?culos cuanto mayores mejor, para hacer desaparecer la Memoria, el conocimiento hist?rico.

Ahora nuestra tierra, Andaluc?a es conocida como "regi?n subdesarrollada". Tampoco la naturaleza escapa a esta labor destructiva, siendo esquilada d?a tras d?a, ( m?s nos valdr?a ser ciegos para no ver como esa verde alfombra de bienvenida que era, entre otras la Vega de nuestra ciudad y madre, est? desapareciendo palmo a palmo, cubierta de alquitr?n y cemento).

Nos resistimos a creer que nuestras gentes solo respondan ya, a esa extra?a combinaci?n de producci?n y consumo, que sus esp?ritus hayan abandonado toda referencia de vida, belleza, tolerancia; toda creaci?n de convivencia, todo esfuerzo de verdadera justicia . ...

Al igual que en nuestra hermana ciudad de Almer?a han conmemorado el "D?a del Pend?n", tambi?n en nuestra querida y luminosa ciudad de Granada se celebra a?o tras a?o el "D?a de la Toma", donde pol?ticos, funcionarios, curas y militares ante la falta de apoyo popular, insisten en celebrar tan luctuoso acto.

En Sevilla hay ya preparada una isla a la que llaman del 'Tesoro" ( La Cartuja ), donde mercaderes, Gobiernos y poderosas organizaciones pretenden celebrar en un tan falto de belleza como grandioso decorado,"Los quinientos a?os del descubrimiento de Am?rica". El largo tiempo de memoria de que disponemos nos impele a decir que todos esos actos no son mas que una muestra de lujo y derroche triunfalista, del m?s vanal de los exhibicionismos. Se trata de un inmenso mercado en el que nos vender?n la ilusi?n de la riqueza, adentr?ndonos en el oscuro universo de la falta de escr?pulos de la m?s absoluta y abyecta insensibilidad.

La tradici?n del Islam nos dice que cuando alguien dispone de conocimientos tiene la obligaci?n de trasmitirlos pues bien, no olvid?is hermanos que en esos pueblos americanos, de los que ahora van a celebrar su colonizaci?n, hoy en d?a cada nuevo pobre que viene al mundo - y all? lo son la inmensa mayor?a - , debe, ya al nacer, m?s de el valor de una hacienda, eso que llaman "La deuda externa? . ?Tambi?n ello ha de celebrarse?. Ya sabemos que lo que sucede en lejan?a se olvida pronto, que es como si no existiera ... Sin embargo, el que miles, quiz?s millones de andalus?es o andaluces sigan estando exilado en tierras lejanas no significa que no existan que sean extranjeros o forasteros.

Que nuestra historia se pierda en el tiempo no significa que no sea tambi?n la de ellos. ?Vamos a celebrar en 1,992 tambi?n el regreso de estos hermanos de origen andaluz y morisco?, ?Vamos a conmemorar su recuperaci?n?, ! No !, van a conmemorar su expulsi?n, nuestro exilio hist?rico.

Las im?genes de convivencia y pluralidad que ocupan la parte m?s noble de nuestra Memoria como andaluces se nublan ante las noticias que a diario recibimos: cada vez existen m?s obst?culos, mas impedimentos para que Andaluc?a vuelva a ser tierra de acogida; ahora todos, salvo los poderosos, somos extranjeros. El color de la piel las creencias y los nombres se convierten en impedimentos para vivir en nuestra tierra. ( Que pronto se olvida lo que fuimos, Al-Andalus que anacronismos de la sinraz?n, celebrar la ca?da de un muro, elevando a un techo m?s alto otro).

Resulta desolador que. un pueblo que convirti? la noci?n de equilibrio en unos de sus ejes de convivencia pueda perder su sentido com?n. Hemos de reconocer la raz?n que asist?a al poeta granadino de religi?n jud?a Ibn ?zra, cuando insist?a que deber?amos tratar con calma lo que con calma se ha de observar. Es probable que lo que denominamos p?rdida del sentido com?n, no sea m?s que la p?rdida del sentido del rid?culo ", y no precisamente por nuestro Pueblo, sino por sus gobernantes tan dados ellos - y los de todas las ?pocas -, a tapar y esconder miserias, con enormes decorados de cart?n piedra.

Quiz?s, perteneciendo nosotros a un mundo de cultura inmemorial, estemos impedidos para intervenir en el destino de este momento, que tambi?n es nuestro.

?Acaso los andaluces hemos abandonado todo proyecto soberano, justo y abierto?. En nuestra tierra no podemos consagrar toda la vida al recuerdo, es importante hacer memoria; recuperar la Memoria dicen que significa tomar conciencia.

? Hermanos andaluces !, seamos audaces y justos, no os preocupe si dud?is, pues la duda siempre es fecunda; si hemos de recuperar nuestra Identidad, comencemos, pues, a crear ese Proyecto m?ltiple y abierto que se nos neg?.

Lo perdimos todo, salvo la esperanza. Lo perdimos todo, salvo el anhelo de proyectar en nuestros sue?os lo que la realidad nos impidi?. Lo perdimos todo, menos una cosa, el Sello de Ia Grandeza.

VIVA ANDALUC?A LIBRE Y SOBERANA

Tags: Granada, Conquista, 2 enero

Publicado por NASOINAN @ 20:53  | Conquista de Andaluc?a
 | Enviar