Viernes, 23 de noviembre de 2007
LA OLIGARQU?A MORISCA GRANADINA. LA FAMILIA FER?

Por Camilo ?lvarez de Morales
Escuela de Estudios ?rabes (CSIC), Granada


La lectura de documentos conservados en archivos granadinos nos da noticias de la familia Fer?, que por su importancia econ?mica, por el hecho de percibir alguno de sus miembros salario real y por la participaci?n de otros en asuntos que interesaban a la sociedad morisca del reino de Granada, permiten encuadrarla entre las familias que se situaban en la minor?a morisca dominante.
Hasta el momento nos son conocidas tres generaciones de la familia Fer?, con Hernando "el viejo" como cabeza visible y primero de su casa que destac? por su influencia y su poder econ?mico, con intereses en distintos puntos de la ciudad, junto a su yerno Lorenzo el Chapiz, coordinador de un "negocio general", de delimitaciones no del todo precisas, que involucr? a la Corona de Castilla, a la Inquisici?n y a los moriscos de todo el reino, hasta llegar al ?ltimo conocido, otro Hernando Fer?, perceptor de un salario real indicativo de servicios prestados al poder castellano. Son testimonio de que esta familia mantuvo a lo largo del siglo XVI una presencia constante en el mundo morisco granadino, acreditada por la documentaci?n pertinente, in?dita en gran parte.



El personaje m?s relevante de la familia fue Hernando el Fer?, mercader, empadronado en la parroquia de San Pedro y San Pablo, due?o de casas, tiendas y tierras en Granada y fuera de ella ("bienes y hazienda, tratos y casas y caudales"1, que deb?an proporcionarle rentas sustanciosas, hasta el punto de figurar entre los prestamistas a la Corona de Castilla, teniendo constancia de que en 1545 su aportaci?n supon?a un montante de 76.500 maraved?s 2. Fue, adem?s, repartidor de farda de la parroquia de San Blas, en el Albaic?n.

Entre los bienes que hemos podido constatar como suyos, figuran la vivienda del Albaic?n y una tienda en la Alcaicer?a por la que pagaba de censo perpetuo al Hospital Real tres reales y dos gallinas cada a?o 3. La hab?a adquirido a Alonso Fern?ndez Morox? y med?a "vara y media de largo y dos varas y quarta de ancho sin el gordor de las paredes"4. Hay datos de otra tienda, distinta de la anterior a juzgar por las medidas ("tiene por lo largo de la puerta quatro varas y media y desde la puerta hasta la pared frontera tiene cinco varas y media y de alto tiene quatro varas"), que ten?a alquilada al Licenciado Castillo 5, seg?n datos que figuran en el libro de apeo de los bienes de la renta de la hag?ela 6 de 1552.Por orden cronol?gico, las primeras noticias que tenemos sobre ?l se refieren a un pleito sobre aguas, junto a otros propietarios de casas en el Albaic?n, contra Francisco de Padilla, juez de aguas y administrador de las mismas, quien hab?a mandado ejecutar la obra de un ca?o que un?a la acequia del Arrabal de Albaida con la de la Alcazaba 7, obra que, a juicio de los demandantes, da?aba sus derechos, y que en el caso del Fer? se refer?an al riego de la huerta de su casa. Los a?os que se consignan en tal pleito van de 1525 a 1531 8. Los jueces se personaron en la Puerta de Fajalauza, en donde se hac?a el reparto de las aguas del Albaic?n, y con ellos el escribano mayor y el propio Francisco de Padilla, adem?s de otros testigos. Por su parte, los demandantes enviaron a un representante suyo y de Fernando el Ferr? 9, vecino de San Pedro y San Pablo, para que explicara cu?l era el da?o que la obra pod?a causarles y expusiera sus peticiones. ?stas eran que se deb?an suspender las obras y mandar derruir lo ya hecho; que del agua de la acequia de Aynadamar 10 se les diese la tercera parte y que, una vez llenos los aljibes y acequias, lo que sobrase fuera a la huerta de Hernando el Fer?.Basaban sus peticiones en el derecho secular ("porque de uno, diez, veinte, treinta, quarenta, zinquenta, y zien a?os asta entonzes, y de tanto tiempo que memoria de hombres no es en contrario") del uso del agua del ramal que iba a las citadas parroquias de Santa Isabel, San Luis y San Blas, de la que siempre se les hab?a dado la tercera parte, y que el sobrante era para la huerta del Fer?.
O?das ambas partes y examinadas las alegaciones y los antecedentes oportunos, junto a resoluciones anteriores que afectaban al caso, los jueces dictaron sentencia definitiva a favor de los vecinos de las parroquias citadas y de Hernando el Fer?, a quien se le notific? el 5 de marzo de aquel a?o. Sin embargo, la oposici?n de Padilla oblig? a nuevas intervenciones de unos y de otros, hasta que, finalmente, prevaleci? el derecho de los vecinos y se pudo cumplir definitivamente la sentencia judicial, que se firm? con fecha de 24 de mayo de 1531.

Hay aqu? dos datos ilustrativos de la importancia del Fer?: uno tener su propio representante en el pleito, y el otro ser poseedor de todos los excedentes de los aljibes del Albaic?n 11, dato que se ratificar? en otras ocasiones por declaraci?n del propio Hernando. As?, en 1549, al ser acusado de taponar y desviar la acequia de Aynadamar para provecho propio, se defiende alegando "que yo tengo agua de sobra, porque toda la sobra del agua de los algibes y cauchiles del Albayzin es mia" 12, opini?n que apoyan los testigos que presenta en su defensa, quienes expresan que "Hernando el Feri tiene mucha agua sobrada porque le pertenesce todo el remaniente de todos los algibes y cauchiles y albercas del Albahezin desta ?ibdad y asi tienen los testigos por cierto que el dicho Hernando el Feri por ser ombre rico y honrado por lo que dicho es no lo tomo ni lo mando tomar de la acequia la agua" 13.Sobre la antig?edad de la familia en el Albaic?n tenemos noticia a trav?s de un pleito de un hijo suyo, Juan, con los repartidores de la parroquia de San Blas 14, en relaci?n con el cual se conservan cuatro recibos de farda 15 en ?rabe y castellano que se incluir?n como ap?ndice a este trabajo.El pleito obedec?a a que dichos repartidores exig?an que pagase all? la farda por pertenecer los bienes de la familia a dicha parroquia, en contra de lo cual Juan el Fer? argumentaba haber nacido en la parroquia de San Pedro y tener a su favor una costumbre instituida a ra?z de la toma de la ciudad por los Reyes Cat?licos, que presentaba entre las probanzas de los testigos de su parte 16:

"Yten si saben [...] ques costunbre usada e guardada en esta ?ibdad e reyno de Granada despues que los se?ores Reyes Cat?licos lo ganaron, que los nuebamente conbertidos deste reyno que estubieren enpadronados en la farda e servi?io de su magestad en una perrochia primeramente e all? lo ubieren pagado, aunque se muden a vivir a otra perrochia del mismo pueblo no se mude el repartimiento a la perrochia donde se muda sino que quede e se le haga en la perrochia donde primeramente se enpadron?".Y es en este mismo documento, dentro de las probanzas testificales de los repartidores de San Blas, donde se hace alusi?n a diversas generaciones de la familia 17: "Yten si saben que el dicho Hernando el Feri el biejo fue vezino y morador de la dicha perroquia de san Blas dende que fue de hedad de thener casa y sus padres y abuelos bibieron en la dicha perroquia despues questa ?ibdad se gan?".El pleito, adem?s de mostrarnos que la pr?ctica totalidad de los testigos que intervienen en las probanzas, por una y otra parte, s?lo hablan ?rabe y tienen necesidad de int?rprete 18, nos da m?s informaciones relativas a Hernando el Fer?, entre otras la de la fecha de nacimiento y muerte. La segunda podemos deducir que fue la de 1557, habida cuenta que el pleito tuvo lugar en 1561 y en ?l se dice que Juan, su hijo, se fue a vivir a la casa de su padre cuatro a?os antes, al ocurrir el fallecimiento de aqu?l. En cuanto a la de su nacimiento, tenemos la informaci?n de uno de los testigos de los repartidores de San Blas, quien indica que "cono?io al dicho Hernando el Feri el viejo que fue vecino e morador en la dicha perroquia de san Blas y en ella lo vido vivir e morar mas tiempo de ?inquenta a?os hasta que falles?io" 19, es decir, se puede conjeturar como fecha aproximada de nacimiento los ?ltimos a?os del siglo XV o los primeros a?os del XVI, aproximadamente.Hernando estuvo casado con Isabel Abendafir 20, que aport? al matrimonio una casa, a la que enseguida me referir?, y otros bienes, parte de los cuales nos son conocidos por el padr?n de la parroquia de Santa Mar?a la Mayor, de 1512 21. Tales bienes eran una almacer?a en Fornalcayz 22, empradonada en cien pesantes, una vi?a en Maracena, en sesenta pesantes, otra en Daraxeme 23, en veinte pesantes, una huerta en el Darro, en doscientos pesantes, y un fadin 24 en Txey 25, en doce pesantes y cinco dineros, con un valor total de trescientos noventa y dos pesantes y cinco dineros.Su padre, del que desconocemos el nombre, debi? vivir en la misma zona, como se?alan varios testigos que dicen haberlo conocido personalmente: "Y su padre del dicho Hernando el Feri antes que falle?iese lo vido este testigo vivir e morar en la dicha parroquia de san Blas mucho tiempo hasta que falles?io" 26, remont?ndonos, por tanto, a miembros de la familia Fer? presentes en los momentos de la ca?da de Granada y en a?os anteriores, lo cual nos lleva a plantear si fueron ellos, el padre o el propio Hernando el viejo, o incluso su suegro, los que compraron la gran casa, conocida luego como Casa del Chapiz, de la que m?s tarde me ocupar?, o, incluso si tal casa les hubiera sido dada por el poder castellano a cambio de ciertos servicios.De ser as?, nos encontrar?amos frente a una familia colaboracionista. Movi?ndonos en el terreno de la pura hip?tesis, se podr?a pensar que la familia Fer? accediera a la casa inmediatamente despu?s de la conquista de la ciudad y que tal casa formara parte del patrimonio real nazar?, dado su volumen e importancia. Por esta zona debi? estar situada la Dar al Bay la que dio nombre a la zona (Raba de Albaida), con lo que se plantea la posibilidad de que se trate de la misma casa 27. Como simple curiosidad, quiero recordar la cita que hace Henr?quez de Jorquera 28 refiri?ndose a ella como "la gran casa del Chapiz, para el verano saludable abitaci?n de pr?ncipes".Frente a esta hip?tesis, tenemos datos concretos de que Hernando pose?a en 1528 una vivienda en el Albaic?n, junto a la Puerta de Guadix, cuyo anterior due?o pudo ser un tal Ca?ena, que tomaba agua de un ramal de la acequia de Axares. En el documento se especifica que "la posee agora Hernando Feri por su muger" 29. Entre esta casa y la citada antes, existen las concordancias de su emplazamiento y la procedencia de su agua, con lo que, de nuevo, se abren interrogantes sobre ella.Y habiendo llegado a este punto creo oportuno plantear por qu? siendo la familia Fer? la que pudo adquirirla y la habit? pr?cticamente hasta el final, con el paso del tiempo se le haya llamado Casa del Chapiz.

LA CASA DE HERNANDO EL FER?:
LA CASA DEL CHAPIZ


Cuando comenc? a interesarme por el Chapiz y por la casa de su nombre, me result? sorprendente que los documentos m?s antiguos, los citados pleitos de aguas, siempre se refer?an a la casa y huerta propias de Hernando el Fer?, sin hacer menci?n alguna del Chapiz. Como todas las noticias que hasta entonces ten?a se?alaban que la casa hab?a sido de Lorenzo el Chapiz y de su cu?ado el Fer?, intent? explicar aquella omisi?n del Chapiz con diversos argumentos que ahora, disponiendo de nuevos datos, me llevan a otras conclusiones.Hernando el Fer? fue su ?nico due?o y morador, con datos contrastados, al menos desde 1525, fecha de su pleito con Padilla, hasta 1557, a?o de su muerte. Ocurrida ?sta, pasaron a la casa su hijo Juan y su yerno Lorenzo el Chapiz, quien hasta entonces viv?a en el mismo barrio del Albaic?n, sin que podamos precisar m?s que la zona, por lo que se deduce de una visita hecha a las tiendas de la Alcaicer?a en 1552. En ella aparece Lorenzo el Chapiz como propietario deuna de ellas, y al hablar de ?l se dice: "Loren?o Chapiz que bibe a la colla?ion de san Pedro y san Pablo" 30.Por la disposici?n actual de las viviendas, pr?cticamente igual a la del siglo XVI, y por lo que se deduce de los distintos documentos, a Juan le debi? de corresponder la m?s peque?a de las dos, que, por otra parte, ser?a la que estuviera en mejor estado y, muy probablemente, fuera la que habitaba su padre. Al Chapiz le toc? la casa grande y sus anejos ("Loren?o Chapiz esta casado con una hija del dicho Hernando Feri el biejo y por su fin y muerte heredo unas casas suyas prin?ipales en la dicha perroquia de san Blas" 31), a los que hizo una serie de obras, como se se?ala en el mismo documento: "Loren?o el Chapiz hierno del dicho Hernando el Fireh el viejo [...] ha reidificado y continuado la lavor de unas casas principales que fueron del dicho Hernando el Fireh [...] y las mejoras que a hecho en la dicha casa [...] se a edificado con la erencia que ubo del su suegro"32. En a?os posteriores debi? continuar las obras, puesto que en 1568 los repartidores de farda le reclamaron un aumento de treinta pesantes "por la mejor?a de la casa en san Blas" 33. De acuerdo con estas noticias, cabr?a pensar que parte de la casa que ha llegado hasta nosotros se edific?, o, al menos, se reform?, entre los citados a?os de 1557 y 1568.Desde que se mud? a la casa heredada de su suegro, comparti? con su cu?ado Juan el Fer? todos los problemas derivados del uso del agua para la huerta com?n y otros asuntos relacionados con las viviendas. En estos a?os ya se aprecia que la personalidad del Chapiz es m?s acusada que la de Juan, seguramente porque su posici?n social y econ?mica eran m?s relevantes. Ser?a entonces cuando comenzara a identificarse el conjunto de las casas y la huerta con Lorenzo m?s que con Juan, en concreto y, consecuentemente, con la familia Fer?.

Al abandonar Juan su vivienda, por motivos que luego explicar? al ocuparme de este personaje, otro miembro de la familia Fer?, Hernando el joven, se hizo cargo de ella, pero pienso que no lleg? a habitarla, como tambi?n luego se ver?. Por todo ello, cuando en 1572 Felipe II incorpor? la casa a la Corona de Castilla, los informes relativos a ella ser?an que los due?os eran Lorenzo el Chapiz y un cu?ado suyo. En las primeras citas que se hacen de la casa se siguen manteniendo los dos nombres, pero, poco a poco, se debi? ir perdiendo la memoria del Fer?, hasta quedar identificada definitivamente con el nombre del Chapiz.

Hay, incluso, una referencia de Henr?quez de Jorquera, en fecha que se puede situar cerca de 1640 34, cuando al trazar el itinerario que, arrancando de Plaza Nueva, sube por la calle (sic) del Darro, indica que se llega a la "puerta del Chapiz con su gran casa, por donde se sale de la ciudad" 35. Vemos que el nombre traspasa los muros de la vivienda, sustituyendo, en este caso, al de Puerta de Guadix, que siempre se le hab?a dado.

LOS DESCENDIENTES Y HEREDEROS DE HERNANDO

Tenemos la certeza de dos hijos: un var?n, Juan, de quien, a su vez, se conoce un hijo llamado Miguel, y una hembra, In?s, la mujer de Lorenzo el Chapiz. Hay otro Hernando del que no he podido establecer de manera satisfactoria su parentesco, aunque, indudablemente, es miembro de la familia en grado muy directo. En estos momentos no s? exactamente si fue hijo de Hernando el viejo o de Juan. M?s adelante me ocupar? de ?l.

JUAN EL FER?

Las noticias concretas que tenemos, hasta el momento, de Juan el Fer? es que era mercader y su negocio deb?a de ser la seda, habida cuenta que en un momento determinado se se llama Maestro de Sedas 36. Muy probablemente lo centrar?a en la tienda de la Alcaicer?a heredada de su padre. A la tienda y a la casa se sumaban, entre sus bienes, la herencia procedente de su madre, de la que s?lo se conservaba la vi?a de Maracena 37, y lo que aportara al matrimonio su mujer, Mar?a Mar?e, hija de Francisco Mar?e y de Mar?a Harrifa, su segunda mujer 38.Tenemos noticia de un hijo suyo, Miguel, nacido en 1546, que aparece repetidamente en el citado pleito con los repartidores de San Blas y del que se nos dice que viv?a con su padre por su corta edad, 15 a?os, ser soltero y no tener hacienda propia.

Como ya hemos visto, como heredero de Hernando el viejo ocup? la vivienda que antes hab?a sido de su padre y en ella estuvo, al menos, desde 1557 a 1569, a?os en los que figura en diversos pleitos de aguas junto a su cu?ado Lorenzo el Chapiz.

Al desaparecer Hernando el Fer? el viejo fueron ellos dos los que se ocuparon de los problemas familiares. Sabemos que viv?an en casas contiguas y que compart?an la huerta y el agua que antes hab?an sido de Hernando, con motivo de una petici?n que ambos hicieron para abrir la calle y enca?ar el agua de la vivienda: "[...] y la llevan por una reguera a regar una huerta de Hernando el Feri cuyo heredero es el dicho Loren?o Jabiz e un fijo del dicho Feri agora estos de concordia quieren llevar el dicho remaniente limpio e incorporallo en unos ca?os que van a sus casas que estan juntas [...]" 39.Ambos, Lorenzo y Juan, deb?an tener buena posici?n econ?mica y, sin duda, ser?an los m?s acaudalados de la parroquia de San Blas 40 a la que pertenec?an sus casas, como atestiguan los repartidores de aqu?lla: "Yten si saben que la dicha perroquia de san Blas es pobre y si de ella se sacase al dicho Miguel el Feri y Juan el Feri, su padre, y Loren?o Chapiz, que son personas ricas, destruie a los pobres y biudas de la dicha perroquia" 41.El final de Juan el Fer? es confuso. Es posible que participara en los acontecimientos previos al levantamiento morisco o, al menos, fue acusado de ello, puesto que en 1569 se le confiscaron la tienda de la Alcaicer?a y sus otros bienes: "Y habiendo acaecido despues el levantamiento de los moriscos deste Reyno por el a?o pasado de 1569 y comprehendidos en el dicho Juan el Feri, le fueron confiscados sus vienes y entre ellos la expresada tienda [...] se mando por dicho Consejo [de Poblaci?n] que [...] S.M. se quedase con las dichas posesiones" 42.En esta confiscaci?n hay algo extra?o. Se supone que entre los bienes incautados deb?a estar la casa del Albaic?n en la que viv?a, la llamada del Chapiz, y sin embargo, un a?o despu?s, en 1570, aparece otro Fer?, Hernando el joven, como propietario de ella, sin olvidar que Lorenzo el Chapiz tambi?n estaba all?. Resulta dif?cil explicar hasta qu? punto fue personal la acusaci?n que s?lo le afect? a ?l, dejando al margen a sus familiares.

LORENZO EL CHAPIZ

De Lorenzo el Chapiz me ocup? con cierta extensi?n en otro momento 43, por lo que limitar? las noticias referidas a ?l a los rasgos imprescindibles, adem?s de incorporar alg?n dato nuevo.
Su nombre era Lorenzo Hern?ndez el Chapiz, a veces citado como Jabiz, Japiz, o Apiz. Por el testamento de su abuelo materno 44 sabemos que fue hijo de Mart?n L?pez el Chapiz y de Isabel Jarrelia, y nieto, por parte materna, de Pedro el Jerr? y Elvira Salenia, cristianos nuevos todos ellos. Se da la circunstancia de que los abuelos sobrevivieron a los padres, ya que en 1549, fecha en que se redacta el testamento de Pedro el Jerr?, as? se indica. Tuvo un hermano llamado ?lvaro, menor que ?l, citado como alam?n 45. De sus ascendientes paternos no tenemos datos.Como ya he se?alado, estuvo casado con In?s Fer?, hija de Hernando el Fer? el viejo, de cuyo matrimonio s?lo queda constancia de un hijo, Alonso, bautizado en la iglesia de San Pedro en agosto de 1561 46. A esta parroquia hab?a pertenecido siempre la familia Chapiz y de ella fue repartidor Lorenzo 47.Fue hombre acaudalado, propietario de tierras en diversos lugares del territorio de Granada, con Almu??car como zona en donde se concentr? la mayor parte de sus bienes, a la vista de la relaci?n de tierras de moriscos cuyo remate se hizo a partir de 1575 48. En ?l se recogen 89 hazas de ca?a de az?car con una superficie de 416 marjales y 56 estadales, lo que le convert?a en el mayor terrateniente morisco del lugar. Adem?s de las hazas y unos morales que pose?a all?, se liquidaron, tambi?n como antiguos bienes de Lorenzo el Chapiz, un molino, en estado ruinoso, y un ingenio de az?car.Fuera del t?rmino de Almu??car, el Chapiz pose?a desde 1562, a t?tulo de censo perpetuo por valor de 49 ducados anuales, junto a otros cuatro individuos y dentro del t?rmino municipal de Santa Fe, tierras de riego en el mismo pueblo de Santa Fe, el Jau, el Salado y el Juncal 50.Del mismo modo, figura entre los propietarios de tierras en el pago de Tafiar Zufla 51 y de un cortijo llamado Alhondiguilla Alta, entre Illora y Mocl?n, de doscientas cincuenta fanegas de tierra, con cinco casas dentro de ?l, que compart?a con Hern?n L?pez el Fer? el joven51.En la ciudad de Granada pose?a una tienda en la Alcaicer?a 52, que gestionaba directamente, y otra de la que consta que en 1552 ten?a alquilada a Ramiro de Palencia, por una renta anual de veinte ducados 53. Finalmente, en la relaci?n de sus bienes habr?a que incluir un molino de pan en el Albaic?n 54, la vivienda que ocupara en los a?os anteriores a 1557 y la gran casa que, a partir de ese a?o, recibi? de la familia Fer?, que luego tomar?a su nombre (el del Chapiz), de la que ya he hablado en este trabajo y de la que me he ocupado m?s ampliamente en otras ocasiones 55.La procedencia de todo aquel capital debi? de ser variada. Por el testamento de su abuelo materno sabemos que fue, junto a su hermano Alvaro, heredero universal de aqu?l. No hay detalles acerca de los bienes recibidos 56, que el testador dice que eran abundantes. Otra procedencia ser?a la herencia paterna, de algunas de cuyas posesiones nos ha quedado noticia, como es el caso de dos viviendas situadas en el Albaic?n, cerca de la Puerta de Guadix, citadas una como casa de Vitoria y la otra casa de Rebolledo 57, nombres que pueden hacer alusi?n a anteriores due?os, y de una tienda en la Alcaicer?a 58. Finalmente, Lorenzo el Chapiz pose?a como tercera v?a de riqueza la de sus propios negocios. Aparece citado siempre como mercader.Su presencia en la vida pol?tica granadina tuvo un protagonismo excepcional por su participaci?n en el "negocio general", del que luego hablar?. Por la importancia que su figura adquiere en este caso y por un documento redactado en 1571 59, en el que aparece pleiteando por sus derechos, podr?a dar la impresi?n de sentirse seguro, movi?ndose con libertad por Granada al margen de los acontecimientos que se estaban viviendo, pero, como en el caso de Juan, y m?s tarde en el de Hernando el Fer? el joven, alguna acusaci?n grave pesar?a sobre ?l porque acab? encarcelado en la Chanciller?a granadina, "presso por el levantamiento deste reyno", en texto fechado en 1572 60. Se pod?a sospechar algo de ello, puesto que cuando se revisan las escrituras de la Casa del Chapiz, se repite siempre que pasaron a la corona en virtud de la Carta de Incorporaci?n de Felipe II de comienzos de 1571, aunque con la contradicci?n de que la Carta se firm? al empezar el a?o y el pleito del Chapiz es del mes de junio. Es decir, el Chapiz segu?a viviendo en una casa que, oficialmente, le hab?a sido quitada varios meses antes.De lo que le ocurriera a ?l o a su familia nada sabemos, por el momento. En 1582 apareci? en Pastrana un Felipe Hern?ndez el Chapiz, hijo de ?lvaro Hern?ndez el Chapiz, "vecino de Granada [...] seyse que fue de la parroquia de san Pedro y san Pablo. Vino por orden de don Pedro de Castro presidente de la Chanciller?a, y dijo con su voluntad. Y truxo consigo a su madre y un hermano y un criado" 61. Entra dentro de lo posible que se tratara de un sobrino de Lorenzo, hijo de su hermano menor, ya mencionado.Pasados los a?os, concretamente en 1609, aparece otro personaje con el nombre de Chapiz situado en Toulouse, en donde, junto a su suegro, daba alojamiento a moriscos que pasaban por all?, de camino hacia otros lugares, e incluso se encargaba de guardar el dinero que le enviaban algunos moriscos desde Espa?a y que, en su momento, ir?an a buscar all? 62. Por las fechas y por el hecho de figurar su suegro con ?l, no parece probable que fuera Lorenzo; no s? si aventurar que se tratara de su hijo Alonso o de un descendiente. En cualquier caso, no hay que olvidar que hubo varios individuos que llevaron el nombre de Chapiz, sin tener ninguna relaci?n con el que nos interesa.

EL ENIGM?TICO "NEGOCIO GENERAL"

Es, sin duda, el acontecimiento que marca la personalidad de Lorenzo el Chapiz y le hace aparecer como figura de relieve en el mundo morisco granadino. Debemos su conocimiento a un pleito mantenido entre don Hernando de Mendoza de Fez Muley 63 y Lorenzo el Chapiz 64, en el que aqu?l reclamaba a ?ste una cantidad de dinero por su participaci?n en dicho "negocio", que hab?a tenido lugar en 1559 65.En aquel proceso iban a tomar parte destacados personajes de la Granada del siglo XVI y miembros de las principales familias moriscas granadinas, con la especial participaci?n de Lorenzo el Chapiz, que aparece como figura clave, coordinando un problema de gran envergadura que afect? a todos los moriscos del reino de Granada y en el que, adem?s, se vieron involucrados la Corona y la Inquisici?n, que, en ?ltima instancia, era la que estaba detr?s de todo aquello.
Parece que el motivo del "negocio" no era m?s que un nuevo intento, por parte de los moriscos, de una recaudaci?n extraordinaria destinada a mantener una convivencia aceptable con el poder castellano y con la Inquisici?n. En 1526, precisamente el mismo a?o en que la Inquisici?n se instal? en la ciudad, ya se hab?a pactado con Carlos V el pago de una contribuci?n especial de 90.000 ducados en seis a?os, a cambio de que se suspendieran todas las medidas que contra ellos se ven?an tomando. Para mantener aquella relativa tranquilidad, los moriscos renovaron sus propuestas a la Corona y a la Inquisici?n en 1543, 1555 y 1558, pero sus intentos parece que no prosperaron. Tambi?n en 1556 don Hernando de Mendoza de Fez Muley hab?a viajado a las Alpujarras llevado por el mismo "negocio" que, poco despu?s, iba a ser la causa de su pleito con el Chapiz.

En el desarrollo de estas negociaciones hay un detalle que, tal vez, deber?a ser tenido en cuenta: 1556 fue el a?o en que Felipe II subi? al trono, y cabe la posibilidad de que analizara los pactos de su padre con los moriscos y los considerara, cuando menos, dignos de ser revisados para revocarlos o continuarlos con modificaciones. Es, precisamente, el a?o en que Fez Muley fue a la Alpujarra a tratar el "negocio general".

No tenemos datos concretos del desenlace del "negocio", aunque sospecho que no se llegara a ning?n acuerdo definitivo. Creo que, dado que en varios momentos del pleito entre Fez Muley y el Chapiz se dice expl?citamente que el negocio depend?a del Consejo de la Inquisici?n, posiblemente un an?lisis de la documentaci?n de este Tribunal, correspondiente a estos a?os y a los posteriores, podr?a darnos alguna informaci?n fiable.

HERNANDO EL FER?, "EL JOVEN"

Siempre que se ha hecho alusi?n a la Casa del Chapiz se ha dicho que perteneci? a Lorenzo el Chapiz y a su cu?ado Hern?n L?pez el Fer?. Seg?n ello, este Hernando ser?a hermano de Juan e hijo de Hernando el viejo, pero tambi?n cabe la posibilidad de que Hernando el joven fuera hijo de Juan, con lo que resultar?a ser sobrino de Lorenzo el Chapiz.
En favor de este argumento 66 encontramos una cita en el pleito que Juan tuvo con los repartidores de San Blas, en el que, en un momento concreto, se se?ala: "[...] Otro si dezimos que siendo como es Juan el Fireh, mercader, padre del dicho Miguel y Hernando Fireh, su hijo ve?inos de la dicha perroquia de san Blas [...J" 67. Sin embargo, en el mismo documento encontramos dos datos que complican este parentesco. Por una parte, aparece la queja de los repartidores de San Blas hacia los de San Pedro "por haberles sacado y tomado las pechas de los dichos Hernando y Juan Fireh" 68, lo que permite suponer que el tal Hernando era hombre de una edad e independencia econ?mica que lo hacen muy pr?ximo cronol?gicamente a Juan, es decir, podr?a ser su hermano, o, de no ser as?, la diferencia con el otro hijo, Miguel, era muy notable.El otro dato aparece unas l?neas m?s tarde cuando se se?ala "[...] que los caudales y haziendas [...] del dicho Juan Fireh y de Fracisco Mar?e, suegro de los dichos Hernando y Juan" 69, lo que los convierte en hermanos.Algo m?s contribuye a la idea de que se tratase de persona de cierta edad. Por una parte, que en 1557 tuviera licencia para llevar armas 70 y, adem?s, que en 1561 aparezca como propietario de una almazara y una casa en la colaci?n de San Pedro, que deb?a ser su vivienda en esos a?os, por lo que se deduce de una petici?n que hizo a los jueces de aguas: "En Granada a nuebe dias del mes de julio de 1561 a?os Hernando Feri vecino desta ?ibdad dio una petizion ante los se?ores juezes de las aguas por la que dijo que el tiene una casa principal y una almazara en la collacion de san Pedro y san Pablo e que ambas dos tienen agua con salida de la acequia de Axares e que porque al presente no tiene necesidad del agua de la dicha almazara la quiere juntar con el agua de la casa principal e quitarla de la dicha almazara. [...] Loaysa, administrador de las aguas, lo vido e dio su parescer que se le podia dar lizenzia para lo que pedia [...]" 71.A?os m?s tarde, en 1569, y citado como mercader, figura cobrando una deuda a otro mercader morisco 72 y ese mismo a?o debi? de tomar la propiedad de la Casa del Chapiz, en donde antes hab?a vivido Juan, quien hab?a sido despojado de sus bienes, aunque quiz? no llegara nunca a habitarla, si bien se preocupara de lo que a ella correspond?a. Llego a esta conclusi?n a la vista del contenido de un pleito de 1570, en el que algunos vecinos del Albaic?n, usuarios de la acequia de Aynadamar, le acusan de haber forzado el repartimiento de la Puerta de Fajalauza.Este es el expresivo relato de los hechos: "En la ciudad de Granada a beynte y uno de julio de mill e quinientos e setenta a?os ante el muy magnifico se?or el dolor Merino de Espinosa alcalde mayor de Granada [...] Alonso de Salda?a teniente administrador presento por testigo a Beatriz Hernandez [...] que siendo preguntada dixo que esta testigo vive a la Puerta de Faxalauza [...] a donde esta el repartimiento del agua que ba a san Luis y [...] acequia de Aynadamar [...] Dicha agua pertenece a esta ciudad [...] edificios publicos del Albaicin y Alacaba y que el biernes pasado diez y seis dias deste mes estando la testigo en su casa, a las diez del dia poco mas o menos, llego a ella el dicho Hernando el Feri y con el dos ombres [...] y el dicho Feri le dijo a esta testigo que le dejare entrar por su casa para entrar en el repartimiento para ber por donde iba el agua, y esta testigo le dijo que no era aquella la puerta por donde abia de entrar. Y ansi se fueron y llamaron a la otra puerta y no estaba alli nadie. Y en presencia desta testigo el dicho Hernando el Feri dijo a los que yban con el: ?Pues bemos benido no bamos sin agua. Que abra esa puerta y entra dentro y atapa ese tomadero?. Y uno de los tres ombres 73 que yban con el, que era cristiano biejo, que cree que si lo be lo conocera, con el mocho de la azada quebro la puerta del repartimiento y la hizo peda?os y entro dentro del dicho repartimiento el dicho ombre y metio munchos tascos y espuertas de piedra y quito la dicha agua que benia a la ciudad encaminada y la echo al ramal de san Luis [...]" 74.De la acusaci?n se defendi? el Fer? alegando que en la fecha citada ?l no viv?a en la casa, para lo que adjuntaba la declaraci?n pertinente en la que mostraba que la ten?a arrendada al doctor Navarrete. El plazo que se establec?a como arrendamiento era de tres a?os y la fecha en que se firm? el contrato la de 4 de febrero de 1570. Los t?rminos en los que se refiere a ella demuestran ser la misma casa de la que hablamos: "Sepan quantos esta carta de arrendamiento bieren como yo Hernan Lopez el Feri bezino desta ciudad de Granada otorgo y conozco que arriendo y doy arrenta al Ilustre Doctor Nabarrete, del Consejo de Su Majestad, su Oidor en la Real Chancilleria de Granada, de unas casas principales y huerta con otra casa accesoria que yo tengo junto a la que esta juntamente en ella incorporada y se manda por una puerta de la dicha casa las cuales estan en esta ciudad de Granada, en la collacion del se?or san Blas, que an por linderos casas de Loren?o Hernandez el Chapiz de la una parte y de la otra la calle real [...] 75.Siguiendo con el mismo texto, al especificar las condiciones de pago y los plazos, encontramos una noticia sorprendente: "[...] la tercia parte, que son diez y ocho ducados por el mes de abril deste presente a?o de la fecha desta carta y la otra tercia parte por el mes de agosto siguiente y la otra tercia parte para nabidad luego siguiente que son quando Su Magestad me paga mis tercios de mi salario" 76. Es posible que este salario procediera de las fardas, de cuyos fondos se destinaba un dinero para pagar los servicios de moriscos notables, entre los que figuraban los miembros de las m?s destacadas familias: Le?n, Zegr?, Muley Venegas, Belbis...77.Podr?a servir de muestra fehaciente de su posici?n en la sociedad morisca. Este escrito tiene varios hechos destacables. El principal, desde luego, es el ya se?alado razonamiento del Fer? de probar con esta carta de arrendamiento, a los litigantes de la acequia de Aynadamar, que en la fecha en que se le acusa de haber roto el tomadero de agua ?l no viv?a all?, sino el doctor Navarrete. Adem?s, en las probanzas de los testigos que presenta hay una en la que hace constar que no tiene casa alguna en el Albaic?n, lo que podr?a indicar que hab?a dejado la casa que ten?a en la colaci?n de San Pedro en 1561. Con ello se nos plantea la duda de d?nde podr?a vivir, pero nos da la seguridad de que no era en la casa de Juan.

Y m?s datos para la reflexi?n. Si percib?a salario real en 1570 y, adem?s, arrendaba su casa por plazo de tres a?os, ?c?mo se puede explicar que en febrero de 1572, cuando la Corona toma posesi?n del cortijo de la Alhondiguilla Alta, que compart?a con Lorenzo el Chapiz, se diga de ?l que fue "lleuado fuera del reino [...] por el levantamiento deste reyno"? 78.A?n habr? noticia suya posterior en el tiempo. Con fecha de 12 de octubre de 1578 aparece un Diego de Mendoza relacionado con Hernando por una cantidad de 720 reales y 20 maraved?s "que le dev?a de mercaderias que saco de su tierra de Granada" 79. Como en los casos de Juan y de Lorenzo el Chapiz, desconozco su destino tras la probable salida de Granada.

CONSIDERACIONES FINALES

Parece que, por lo visto en los documentos que anteceden, la familia Fer? debe integrarse dentro de la oligarqu?a morisca que en el siglo XVI hab?a en el reino de Granada. Poseedores todos sus miembros de tierras en la provincia, tiendas en la Alcaicer?a, y casas y almazaras en el Albaic?n, gozaron de una solvencia econ?mica y una posici?n social suficientemente contrastadas en los diversos documentos que hemos analizado. De manera general, y de modo especial los dos personajes que llevaron el nombre de Hernando y su pariente pol?tico Lorenzo el Chapiz, merecer?an incorporarse al grupo de familias dominantes en la Granada morisca, del que formaban parte descendientes de los principales linajes de los ?ltimos a?os del reino nazar? y otros poseedores de un buen patrimonio econ?mico.

A t?tulo de ejemplo comparativo, y siempre referido a familias notables 80, sabemos que alg?n miembro de la familia Hermez, una de las m?s poderosas de este momento, emparentada con los Vanegas y los Mendoza, pose?a en 1571 tres casas, una tienda y otra amplia vivienda enSan Salvador y que Pedro L?pez ?aybona era due?o de tres casas, dos casillas, una fonda y un molino. La pol?tica de atraci?n de los Reyes Cat?licos hacia aquellas familias cre? unos v?nculos que supon?an darles el nombre de colaboracionistas, al tiempo que se sent?an, en la mayor parte de los casos, intermediarios entre el poder real y la comunidad morisca.Mantener ese equilibrio a satisfacci?n de todos era dif?cil y cre? sucesivos problemas que se agravaron al producirse la sublevaci?n de los moriscos, en la que algunos miembros de aquella nobleza local tomaron, no s?lo partido, sino incluso parte activa en la lucha a favor de Castilla 81, mientras que otros permanecieron m?s cerca de sus ra?ces, de los cristianos nuevos, luchando siempre por su causa ante la corte cristiana, entre ellos la familia Fez Muley 82. En uno y otro caso, parece claro que, sobre todo en momentos de calma, su posici?n, al menos social, estaba m?s cerca del poder castellano que de la masa popular morisca y sus problemas.Tambi?n en lo econ?mico las posiciones de uno y otro grupo se ve?an alteradas en funci?n de su relaci?n con el poder castellano: mientras el morisco del pueblo deb?a pagar la farda, los miembros de la elite no s?lo estaban exentos de tal pago sino que recib?an gratificaciones por dicho impuesto 83, como en otro momento se?alaba.El final de aquella minor?a, o, al menos, de buena parte de ella, fue, como el del resto de a sociedad morisca granadina, la c?rcel o el exilio, en ambos casos con p?rdida de todos sus bienes.

AP?NDICE DOCUMENTAL

Los cuatro recibos de farda que incluyo est?n contenidos en el documento L-188-41, A-86-41 del Archivo de la Alhambra, formando parte del pleito mantenido entre los repartidores de la parroquia de San Blas y Juan el Fer?, del que ya he hablado antes.

Como suele ser habitual, las cantidades de dinero y el a?o se expresan en cifras rum?es, que aparecen, en el primer caso, en el margen superior del recibo, y en el segundo al final del texto ?rabe, tras la voz ?am.Por estar cosidos al resto de folios del expediente, el margen izquierdo se lee con mucha dificultad, y en algunos casos no puede verse nada. Cuando he tenido elementos suficientes en los que basarme y la l?gica lo ha permitido, he podido reproducir el t?rmino que estaba semioculto. Con las palabras ?rabes no ha habido ninguna dificultad, en cambio ha sido m?s problem?tico el caso de las cifras rum?es 84 referidas al a?o, especialmente en el primero y en el tercero de los recibos.Las equivalencias monetarias que figuran son: un pesante igual a un metical (recibos I y III) o a un dinar de plata (recibos II y IV); un dinero igual a un dirhem (recibos I, II y III). Quiero recordar que un pesante equival?a a diez dineros y un dinero eran tres maraved?s 85. Su correspondencia en moneda ?rabe ser?a la de un dinar de plata igual a un metical e igual a diez dirhemes.Su an?lisis ling??stico nos muestra la transcripci?n por ?am de la s espa?ola en san y santa. Parece caracter?stica del hispano?rabe considerar pr?ximas ambas pronunciaciones 86.En los nombres Pedro y Pablo (II, III), la p se transcribe con el ba? simple, sin la ?adda de duplicaci?n que en la literatura aljamiado-morisca serv?a para representar la letra p. En el primero de los nombres la d se transcribe por su equivalente ?rabe dal 87.Se emplea el am para transcribir la j de Juan (I, II, III) y la s de Isabel (IV). El primer caso la equivalencia es habitual 88, mientras en el segundo representa un cambio de sibilantes, ya atestiguado en el moz?rabe, por ? (ts), y z (dz) 89.

RESUMEN

Damos noticia, por vez primera, de la familia Fer?, consider?ndola parte de la oligarqu?a morisca granadina, en raz?n de su situaci?n econ?mica, de los privilegios que alguno de sus miembros tuvo por parte de la corona castellana y por la presencia de otros en acontecimientos pol?ticos trascendentales.

Notas:

1. Archivo Municipal de Granada, legajo 3.430, p. 20, fol. 4v.
2. Cf. M. GARZ?N PAREJA, Historia de Granada, Granada, Diputaci?n Provincial, 1981, vol. II, p. 33.
3. Archivo Diputaci?n Provincial de Granada, libro 7.246, fol. 79r. Para el conocimiento y buen uso de los fondos procedentes de este archivo, ha sido fundamental la ayuda de su directora D.? Pilar Parra Arcas, que aqu? quiero destacar y agradecer.
4. Archivo Diputaci?n Provincial de Granada, libro 7.297, fol. 67r.
5. Puede tratarse de Alonso del Castillo.
6. Archivo Municipal de Granada, libro 604, fols. 113v-114v.
7. La obra de A. ORIHUELA UZAL y C. VILCHEZ VILCHEZ, Aljibes p?blicos de la Granada isl?mica, Granada, Ayuntamiento, 1991, proporciona una informaci?n muy ?til sobre el agua del Albaic?n, y concretamente lo que se refiere a sistemas de distribuci?n (acequias y ca?er?as) y recogida y almacenamiento (aljibes), con un plano general que complementa el texto.
8. Archivo de la Alhambra, L-362, fols. 39v a 50r. Corresponde a una escritura fechada en 1749 relativa al proceso de venta de la Casa del Chapiz.
9. Sic, varias veces a lo largo del pleito.
10. Sobre tal acequia y su aprovechamiento en Granada y el Albaic?n, puede verse la obra de M. BARRIOS AGUILERA, De la Granada morisca: Acequia y c?rmenes de Ainadamar (seg?n el apeo de Loaysa), Granada, Ayuntamiento, 1985.
11. Para informaci?n precisa sobre los aljibes del Albaic?n, remito a la citada obra de A. ORIHUELA UZAL y C. VILCHEZ VILCHEZ, Aljibes p?blicos...
12. Archivo Municipal de Granada, legajo 3.430, p. 20, fol. 2r.
13. Ib?dem, fol. 4r.
14. Archivo de la Alhambra, L-188-41, A-86-41.
15. Considero muy ilustrativo y esclarecedor para explicar este t?rmino, sus variantes y su aplicaci?n, el trabajo de B. VINCENT, ?Las rentas particulares del Reino de Granada en el siglo XVI: fardas, habices, hag?ela?, Andaluc?a en la Edad Moderna: Econom?a y sociedad, Granada, Diputaci?n Provincial, 1985, pp. 96-122.
16. Archivo Municipal de Granada, ib?dem, fol. 12r.
17. Ib?dem, fols. 16r, 22r.
18. El a?o es el de 1561, s?lo diez antes de la expulsi?n.
19. Id., fol. 23r.
20. Citada tambi?n como Abendafra y Abendafride
21. Archivo de la Alhambra L-188-41, A-86-41, fol. 45r.
22. Debe referirse al top?nimo ?rabe Furn al-Qays, que en opini?n de L. SECO de LUCENA, La Granada nazar? del siglo XV, Granada, Patronato de la Alhambra, 1975, p. 83, fue un importante horno que dio nombre a una calle, luego llamada de la Galliner?a, que acced?a a un zoco situado en una zona pr?xima a la Alcaicer?a.
23. Probablemente se trate de Andar al-?amal, "La Era del Viento Norte", pago de la Vega granadina, en elt?rmino de Peligros. Actualmente lleva el nombre de Andarasemel, habiendo conocido formasintermedias, entre ellas la de Andaraxemel. Cf. L. SECO de LUCENA, Top?nimos ?rabes identificados, Granada, Universidad, 1974, p. 15; M.C. JIM?NEZ MATA, La Granada isl?mica, Granada, Universidad-Diputaci?n Provincial, 1990, pp. 128-129.
24. Voz del ?rabe granadino faddn, con imala completa, por el ?rabe cl?sico faddan, "yunta de bueyes", que designa la extensi?n de tierra que una yunta de bueyes puede arar en un d?a. De ah? toma el nombre de obrada o yugada con que se le conoci?, cuya medida podr?a ser equivalente a la de la fanega. En el dialecto hispano?rabe se le identific? con "pago", "predio" "haza" o "finca", sin especificar sus medidas, y con tal sentido aparece en los Libros de Apeo. Este t?rmino ha dado lugar a varios top?nimos. Cf. A. D?AZ GARC?A, ?Algunos top?nimos ?rabes granadinos?, Revista del Centro de Estudios Hist?ricos de Granada
y su Reino, 4 (segunda ?poca) (1990), pp. 117-118 y notas 10 y 11; A. D?AZ GARC?A y M. BARRIOS AGUILERA, De toponimia granadina, Granada, Universidad-Diputaci?n Provincial, 1991, p. 177 y notas 145 y 146. En ambos casos se hace un detallado estudio de la voz. ?rabe, de las medidas agrarias a las que corresponde y de los top?nimos de ella derivados, recogiendo, al mismo tiempo, la bibliograf?a m?s significativa relacionada con todo ello.
25. No identificado.
26. Ib?dem.
27. Esta hip?tesis, apuntada en su momento por el P. Dar?o Cabanelas, a quien tengo siempre presente en mi recuerdo, la estudi? y desarroll? en mi trabajo ?Noticias sobre la Casa del Chapiz?, Homenaje al Profesor Jos? Mar?a F?rneas Besteiro, Granada, Universidad, 1985, vol. II, pp. 1.139-1.166, al cual remito y en el que recojo los trabajos del P Cabanelas y otros relativos a la casa.
28. Anales de Granada, ed. A. Mar?n Ocete. Estudio preliminar y nuevos ?ndices por P. Gan Gim?nez y L. Moreno Garz?n, Granada, Universidad, 1987, vol. I, p. 36.
29. Archivo Municipal de Granada, leg. 3.382, p. 11, fol. 5v.
30. Archivo Municipal de Granada, libro 604, fol. 114v.
31. Archivo de la Alhambra, L-18-41, A-86-41, fol. 22r. Hay que abandonar, pues, la idea del P. Cabanelas de que la casa situada al sur, la grande, perteneciera a Lorenzo el Chapiz,
"padre" (al que supone cu?ado del Fer?), de quien la hered? su hijo. Basa esta afirmaci?n en un comentario de Alonso del Castillo referido a una pila de m?rmol de la que dice que estaba en casa de Lorenzo, hijo, el Chapiz. Cf. D. CABANELAS RODR?GUEZ, ?La casa del Chapiz y la historia de su rescate?, Revista del Centro de Estudios Hist?ricos de Granada y su Reino, 1 (segunda ?poca) (1987), pp. 219-220. Su afirmaci?n es l?gica seg?n la informaci?n de que entonces dispon?a. Documentos a los que he tenido acceso posteriormente, y que ?l no
utiliz?, me han permitido rectificarla.
32. Archivo de la Alhambra, L-188-41, A-86-41, fol. 4v.
33. Archivo de la Alhambra, L-159-33, A-87-33, fol. 4.
34. As? puede deducirse de lo que indican los autores del Estudio Preliminar, p. 2
35. Vol. I, p. 31.
36. Archivo Diputaci?n Provincial de Granada, libro 7.297, fol. 67r.
37. Archivo de la Alhambra, L-188-41, A-86-41, fols. 42r-42v.
38. Archivo de la Alhambra, L-188-41, A-86-41, fol. 32r.
39. Archivo Municipal de Granada, legajo 3.425, p. 20, fol. 6v.
40. Esta parroquia, citada varias veces a lo largo de este trabajo, acab? siendo integrada dentro de la del Salvador. HENR?QUEZ de JORQUERA, Anales, vol. I, p. 214, dice que, junto con ella, se integraron las de San Mart?n y San Sebasti?n, en tanto M. G?MEZ-MORENO, Gu?a de Granada, Granada, 1892 (ed. facs?mil, Granada, 1982) p. 482, dice que fueron las de San Blas y Santa In?s las anexadas, dando la fecha de 1508, a?o que no concuerda con los datos aqu? analizados, en los que vemos a los repartidores de esta parroquia pleiteando en 1561.
41. Archivo de la Alhambra, L-188-41, A-86-41, fol. 22v.
42. Archivo Diputaci?n provincial de Granada, libro 7.297 (Libro de censos del Real Hospicio), fol. 637v.
43. V?ase mi trabajo ?Lorenzo el Chapiz y el "Negocio General" de 1559?, Qurtuba, 1, 1996, pp. 11-38.
44. Doc. 188 del Archivo de Protocolos de Granada, Secci?n de Granada, Escriban?a de Diego S?nchez. Agradezco muy sinceramente a D.? Margarita Birriel Salcedo el haberme proporcionado copia de este documento.
45. Archivo Municipal de Granada, libro 604, fol. 63r.
46. Son datos tomados del libro de bautismos conservado en esta parroquia, Baptismos de la Yglesia parrochial de S. Pedro y San Pablo. A?o de 1552 y asta 1593. La inscripci?n aparece en el fol. 41r.
47. Archivo de la Alhambra, L-188-41, A-86-41, fol. 4v
48. Abecedario de remates de Motril, Salobre?a y Almu??car, actualmente perteneciente a los fondos del Archivo Hist?rico Provincial de Granada, 5/a-3/117b. Margarita Birriel ha analizado a fondo este documento, como se recoge en varios trabajos suyos. En ellos y en informaciones personales de la autora, adem?s de mi consulta directa del texto del Abecedario, baso los datos que ofrezco. Los trabajos de M. BIRRIEL a que me refiero son ?Ventas de bienes confiscados a moriscos en la tierra de Almu??car?, Chronica Nova, 16, 1988, pp. 39-53; La tierra de Almu??car en tiempos de Felipe II, Granada,
Universidad-Ayuntamiento de Almu??car, 1989 y ?Nuevos datos sobre el patrimonio confiscado a los moriscos: la costa de Granada?, Chronica Nova, 21, 1993, pp. 31-61.
49. Archivo de la Alhambra, A-109-47, L-87-47.
50. M. BARRIOS AGUILERA, ?Tafiar Zufla, un pago morisco del ruedo de la ciudad de Granada?, Moriscos y Repoblaci?n; En las postrimer?as de la Granada isl?mica, Granada, 1993, p. 194.
51. Archivo Real Chanciller?a de Granada, legajo 4.341, p. 11.
52. Archivo de la Alhambra, A-89-11, L-80-11, fol. 24.
53. Archivo Municipal de Granada, libro 604, fol. 114v.
54. Archivo Municipal de Granada, leg. 3.490, p. 1.
55. En los citados trabajos ?Lorenzo el Chapiz y el Negocio General...? y ?Noticias sobre la Casa del Chapiz?...
56. ?lvaro hered?, entre otras cosas, una tienda que pose?a su abuelo en la Alcaicer?a. Cf. Archivo Municipal de Granada, libro 604, fol. 63r.
57. Archivo Municipal de Granada, leg. 3.382, p. 11, fols. 7r y 7v. La cita corresponde al a?o 1528.
58. Archivo Municipal de Granada, libro 604, fol. 74v.
59. Archivo de la Alhambra, L-159-40.
60. Archivo Real Chanciller?a de Granada, legajo 4.341, fol. 11.
61. Archivo Zubalburu, M-16-411, c?dula de 20/11/1582. En ?ste, como en otros casos a lo largo de este trabajo, debo la noticia a la amabilidad del Dr. Bernard Vincent.
62. La referencia corresponde a un documento del Archivo General de Simancas, Estado, leg. 2.639, fols. 9-11, recogido por H. BOUZINEB y G. WIEGERS, ?Tetu?n y la expulsi?n de los moriscos?, Titwan jilal al-qarnayn 16 wa 17, Tetu?n, 1996, pp. 92-95.
63. Sobre este personaje y, fundamentalmente, sobre su familia, encontramos datos recientes e interesantes en el trabajo de M.? J. RUBIERA MATA, ?La familia morisca de los Muley-Fez, pr?ncipes merin?es e infantes de Granada?, Sharq al-Andalus, 13, 1996, pp. 159-167.
64. Archivo de la Alhambra, L-80-11, folios 3-62.
65. Vuelvo a remitir a mi trabajo ?Lorenzo el Chapiz y el "negocio general"?..., en donde pormenorizo los detalles del mismo.
66. B. Vincent, en nota personal, refiri?ndose a la autorizaci?n de Hernando el Fer? para llevar armas, en 1557, citada infra en nota 70, se?ala: "hijo de Juan, nieto de Hernando".
67. Archivo de la Alhambra, L-188-41, A-86-41, fol. 4r.
68. Ib?dem.
69. Ib?dem, fol. 4v.
70. Archivo General de Simancas, C?mara de Castilla, c?dula 256, fol. 176v. Debo esta noticia al profesor Bernard Vincent. En el mismo documento, fol. 142v., con fecha de 1550, tambi?n con licencia para portar armas figura ?lvaro de Fez Muley, miembro de una destacada familia morisca granadina, sobre la que puede verse el citado estudio de M.? J. RUBIERA MATA, ?La familia morisca de los Muley-Fez...?.
71. Archivo Municipal de Granada, legajo 3.486, p. 12, fol. 47r.
72. Cf. M.?A. MORENO TRUJILLO, J.M. de la OBRA SIERRA, M.?J., OSORIO P?REZ, Varia Notariorum. La otra Historia de los granadinos del siglo XVI, Granada, Ilustre Colegio Notarial, 1993, pp. 287-289.
73. Antes hab?a dicho que eran dos.
74. Archivo Municipal de Granada, legajo 3.442, p. 18.
75. Archivo Municipal de Granada, legajo 3.442, p. 18, fol. 11r.
76. Ib?dem.
77. Cf. B. VINCENT, ?Las rentas particulares del Reino de Granada?, p. 105.
78. Archivo Real Chanciller?a de Granada, leg. 4.341, fol. 11.
79. Archivo General de Simancas, C?mara de Castilla, leg. 2.182. Nuevamente debo agradecer su conocimiento al Dr. B. Vincent.
80. Son datos proporcionados por B. VINCENT, ?El Albaic?n de Granada en el siglo XVI (1527-1587)?, Andaluc?a en la Edad Moderna..., pp. 140-141.
81. Cf., entre otros, A. DOM?NGUEZ ORTIZ y B. VINCENT, Historia de los moriscos, Madrid, Alianza Editorial, 1993, pp. 152 y ss.
82. B. VINCENT, Minor?as y marginados en la Espa?a del siglo XVI, Granada, Diputaci?n Provincial, 1987, pp. 21-22; M.J. RUBIERA MATA, ?La familia morisca de los Muley-Fez...?, pp. 160, 166.
83. B. VINCENT, ?Los elementos de solidaridad en el seno de la minor?a morisca (siglo XVI)?, Andaluc?a en la Edad Moderna..., pp. 206, 207.
84. Sobre el origen, identificaci?n y, en general, datos sobre estas cifras, puede servir como bibliograf?a b?sica y asequible A. GONZ?LEZ PALENCIA, Los moz?rabes de Toledo de los siglos XII y XIII, vol. IV, Madrid, 1930, especialmente p. 48; J.A. S?NCHEZ P?REZ ?Sobre las cifras rum?es?, Al-Andalus, III, 1935, pp. 97-125; A. LABARTA y C. BARCEL?, N?meros y cifras en los documentos ar?bigohispanos, C?rdoba, Universidad, 1988; J. MART?NEZ RUIZ, ?Catorce recibos biling?es (?rabe-espa?ol) de impuesto de farda en el Archivo de la Alhambra (1511-1564)? Homenaje al Prof. Jacinto Bosch Vil?, Granada, Universidad,
1991, vol. I, pp. 599-618.
85. I. ?LVAREZ de CIENFUEGOS, ?La hacienda de los nasr?es granadinos?, Miscel?nea de Estudios ?rabes y Hebraicos, VIII, 1959, p. 122, a?ade a estas equivalencias la de un dinero igual a ocho fuluzes. Por su parte A. LABARTA y C. BARCEL?, op. cit., p. 13 dan a un dinero el valor de doce cornados.
86. J. MART?NEZ RUIZ, ?Catorce recibos...?, p. 602.
87. Ib?dem.
88. A. STEIGER, Contribuci?n a la fon?tica del hispano-?rabe y de los arabismos en el ibero-rom?nico y el siciliano, Madrid, 1932, p. 181 y ss.
89. J. MART?NEZ RUIZ, ?Lenguas de contacto: Hispano?rabe granadino y castellano de repoblaci?n?, Actas del I Congreso Internacional de Historia de la Lengua Espa?ola, (C?ceres 30 de marzo-4 de abril de 1987), pp. 151-152. El autor incluye varias citas del nombre de Isabel, siempre transcrito con la misma graf?a: Iabl.
90. M.J. VIGUERA, ?Sobre manuscritos mud?jares: Documentos fechados en Arag?n entre los siglos 6.?-10.? de la H?gira (XII-XVI d. J.C.)?, Manuscrits arabes en Occident musulman. ?tats des collections et perspectives de la recherche, Casablanca, F.R.A.A.S.-Wallada, 1990, p. 21.

Tags: Moriscos, Nasries, conversos, Andalucía

Publicado por NASOINAN @ 19:47  | Aben Humeya y Moriscos
 | Enviar