Viernes, 07 de diciembre de 2007

De Zegríes y comerciantes

El 19 de agosto es el “día grande” de Málaga,
para los descendientes políticos de los conquistadores
.


Publicado el día 19 de agosto de 2.006 en el diario LA OPINION DE MÁLAGA.

¿Qué grandeza hay en celebrar la masacre de miles de malagueños sitiados, muertos de hambre, teniendo que comer palmeras, ratas o cualquier otra cosa incomible para poder subsistir?.


Supongo que la elección de tan triste efeméride fue buscando el término medio entre la toma cruenta de Málaga y el asalto final a Gibralfaro, pues si bien el 18 de agosto de 1487, el pendón de Castilla o­ndeó en la torre del homenaje de la Alcazaba, rendida y entregada de manos de Ali Dordux y demás poderosos comerciantes genoveses, esos que venden sin escrúpulos cualquier cosa para no dejar de ser poderosos, del otro lado resistían los que trabajaban con sus manos, pagaban impuestos y emigraban de ciudad en ciudad tras las pérdidas o entregas de los anteriores, un ejército de renegados cristianos y refugiados que se disponían a luchar a las órdenes de Hamed el Zegrí.

Gibralfaro resistía en la lucha, cumpliendo Hamed el Zegrí su promesa hasta el final, disponiéndose junto con Ali Derbal y todos sus gomeles a luchar hasta agotar sus últimas fuerzas.El día 20 la tragedia se consumó. Los castellanos entraron en Gibralfaro apresando a los gomeles y encerrándolos en las mazmorras de la Alcazaba.

Me imagino a Hamed el Zegrí, alcaide de Málaga, entregado a defender su ciudad y las múltiples preguntas que pasarían por su cabeza. ¿Es este el final de un pueblo que dio luz donde sólo había oscuridad?, ¿vamos a entregar el fruto de un trabajo de siglos, de sudores y fatigas cincelando, curtiendo y creando un paraíso sin luchar?. ¿Quién labrará la multitud de fanegas creadas en las pendientes laderas de la Axarquía?, ¿quién tejerá la seda, esmaltará la cerámica, pisará las uvas o las extenderá al sol en los paseros?, ¿quién limpiará las acequias que irrigan y dan vida allí donde sólo había sequedad?.
Según parece, el rey Fernando de Aragón le preguntó "¿Cómo persistísteis en una defensa que se sabía inútil?". Hamed le contestó:
"Juré al tomar el cargo la obligación de morir o ser preso defendiendo su ley, y la ciudad y la honra del que me la entregó, y que si fallaran ayudadores quisiera más morir peleando, que ser preso no defendiendo la ciudad".

La historia suele ser injusta con los verdaderos héroes, relegándolos al olvido, no reconociendo la valía de un malagueño que luchó hasta dar su vida por su ciudad.

¿Para cuándo un monumento a Hamet el Zegrí?.

Alfredo Leyva Almendros
Málaga


Tags: Zegri, Málaga, Feria de Málaga, Andalucía, andalusíes

Publicado por NASOINAN @ 18:41  | Conquista de Andaluc?a
 | Enviar