Lunes, 10 de diciembre de 2007
Andaluc?a, a segunda


NOTA DE LA REDACCI?N

Art?culo publicado por el Grupo Joly, el d?a 10 de noviembre

Isidoro Moreno desde siempre nos tiene acostumbrados a sus buenos y pedag?gicos art?culos; ?ste no pod?a ser menos.Compartimos en gran parte las opiniones de Isidoro y s?lo una vez m?s lamentar que el Grupo period?stico Joly, haya dado cabida en sus medios a todos aqu?llos que han pretendido atacar o mofarse de Andaluc?a, y en muy escasas ocasiones haya publicado opiniones como esta.

Tenemos a la vista el Refer?ndum del Estatuto de Madrid para Andaluc?a. Qu? paradoja, todo nos tiene que venir dado del Despe?aperros ?parriba?.
?Nos brindar?n a los nacionalistas y soberanistas el Grupo Joly y el resto de los medios que se editan y venden en Andaluc?a, la posibilidad de ofrecer a los andaluces nuestras opiniones, propuestas y Proyectos para nuestra Naci?n, Andaluc?a?.



Andaluc?a, a segunda

Por Isidoro Moreno.


En esta misma Tribuna, a finales de abril, salud? positivamente que en el pre?mbulo del nuevo proyecto de Estatuto, pactado por PSOE e IU, figurase la expresi?n realidad nacional como definici?n de Andaluc?a. Argumentaba, entonces, que ello correspond?a a la triple dimensi?n identitaria del pueblo andaluz: hist?rica, cultural y pol?tica; esta ?ltima culminada el 4 de diciembre de 1977 y el 28 de febrero de 1980, cuando Andaluc?a logr? situarse, junto a Catalu?a, el Pa?s Vasco y Galicia, en la primera divisi?n auton?mica. Tal como se aprob? en el Parlamento andaluz, en dicho pre?mbulo se part?a de la definici?n de Andaluc?a, hoy, como realidad nacional que la Constituci?n reconoce, en su art?culo segundo, como nacionalidad.

Ahora, el proyecto estatutario ha salido del Congreso de los Diputados, ya tambi?n con el apoyo del PP, con modificaciones sustanciales. Es cierto que se han mantenido las dos palabras, pero estas ya no definen a la Andaluc?a actual sino que refieren a un documento de 1919: el Manifiesto andalucista de C?rdoba ?por cierto, silenciado hasta hoy por reflejar la antig?edad del nacionalismo andaluz?. Realidad nacional queda como una definici?n hist?rica, que no se asume para el presente y es citada como se har?a en una cr?nica o en la cita erudita de un trabajo acad?mico. Me gustar?a coincidir con quienes piensan que la realidad nacional de Andaluc?a contin?a estando vigente en el nuevo proyecto de Estatuto, pero esto no responde a la realidad. Y ello lo saben bien cuantos han utilizado tijeras y rudos hilos de zurcir para lograr el p?rrafo del consenso (infumable, adem?s, en su forma de redacci?n definitiva).

El a?adido de la consabida jaculatoria, tan cara a la derecha y al jacobinismo espa?olistas, sobre el ?marco indisoluble (?eterno?) de la Naci?n Espa?ola? deja a?n menos dudas al respecto.Pero no se trata s?lo del Pre?mbulo. En Madrid han sido modificados, o ?cepillados?, casi 150 de los 246 art?culos que salieron del Parlamento andaluz.

Se ha suprimido la adicional cuarta, por la que Andaluc?a asum?a de forma exclusiva cinco competencias del Estado ?entre ellas la cuenca del Guadalquivir y los museos, archivos y bibliotecas? mediante la activaci?n del art?culo 150.2 de la Constituci?n (un art?culo que consideran maldito quienes se dicen defensores ac?rrimos de ?sta); se ha ampliado el porcentaje necesario para las iniciativas de reforma estatutaria (de 3/5 se ha pasado a 2/3); se ha cambiado, tambi?n negativamente, la adicional segunda referida a la deuda hist?rica; y, sobre todo, en multitud de art?culos se remacha la supeditaci?n no s?lo a la Constituci?n y a la legislaci?n actual del Estado, sino tambi?n a la futura. En conjunto, el poder auton?mico queda reducido, en gran medida, a una agencia administrativa del Estado.

Dan cuenta adecuada de esta realidad los jerarcas del PP cuando explican por qu? ahora s? dan su voto favorable al Estatuto. Y tratan de esconderla los l?deres psocialistas, que pretenden convencernos de que han hecho comulgar con ruedas de molino a los populares, s?lo modificando peque?os detalles de poca importancia. Lo cierto es que ambos partidos ten?an un miedo enorme a no ir de la mano en el refer?ndum del pr?ximo febrero: el PP, por temor a quedarse otra vez, como en 1980, fuera de la foto; el PSOE, por p?nico a la abstenci?n que podr?a darse si la derecha no apoyara el texto. A ambos les interesaba entenderse y lo han hecho. ?Alguien se sorprende?.

El problema que ahora tienen es que deben convencernos a los andaluces de que es posible la cuadratura del c?rculo. Sin duda nos toman por bobos; y podr?amos terminar si?ndolo, tal es la fuerza de la todopoderosa publicidad pol?tica. Y mayor desconsideraci?n a?n nos hace IU, que, en su pat?tica obsesi?n por afirmar su paternidad sobre cualquier Estatuto, sigue repiti?ndonos que este es de m?ximos (?).

Como consecuencia, los tres partidos est?n a punto de bajar a Andaluc?a a la segunda divisi?n de las Comunidades Aut?nomas. Ello puede consumarse el 18 de febrero.
Del recuerdo de cuando est?bamos ?a?n estamos? en primera, s?lo quedar?a que las elecciones al Parlamento andaluz no coincidan necesariamente con las municipales. Pero no se preocupen demasiado los ?cepilladores?: desde hace mucho tiempo, Chaves las sit?a siempre junto a las europeas o las generales; y lo seguir? haciendo. Y, mientras, el PSOE de Galicia y el BNG (Bloque Nacionalista Gallego) acaban de proponer el reconocimiento de Galicia, en su nuevo Estatuto, como naci?n. Sin duda, somos los ?nicos que vamos a bajar a segunda.

Tags: Andalucía, Reforma del Estatuto, Isidoro Moreno

Publicado por NASOINAN @ 18:45  | Publicado en Prensa
 | Enviar