Domingo, 16 de diciembre de 2007
Andaluz del mundo

Carta publicada el d?a 19 de diciembre de 2.006 en el diario ABC de C?rdoba

Es para m?, como nacionalista andaluz o andalucista, toda una responsabilidad y a la vez un orgullo escribir esta peque?a carta al que fue, es y ser? el mejor trovador y juglar de nuestra Andaluc?a.Carlos Cano muri? el 19 de diciembre de 2000 en su Granada.
Nos dej? Carlos a los andalucistas cuando m?s falta nos hac?a, pero que Carlos est? tranquilo, porque ni ?l, ni todo lo que represent?, morir?n en la memoria de tantos y tantos como lo admiramos
.


Es ?ste un tiempo raro para Andaluc?a, para esta sociedad cada vez m?s deshumanizada e hip?crita, que vive de la nada y se contenta con poco.

Tengo una inquietud y es saber qu? hubiera opinado Carlos Cano, de la reforma del Estatuto de Autonom?a de Andaluc?a, que no se contentan con tenerla al margen del pueblo andaluz, sino que adem?s nos relega a los andaluces a la segunda divisi?n; que Andaluc?a tenga casi dos millones de pobres, mientras que el Gobierno de la Junta se gasta 250 millones de pesetas para un viaje a no se qu? a M?xico; de que a los terratenientes se les condecor? con medallas y simult?neamente se apale? a los jornaleros; sin duda, nunca se me resolver?n esas dudas.

Pero Carlos, m?s all? de todo esto, fue un coraz?n latiendo sin parar un instante, dejando trozos del mismo en cada esquina, en las blancas paredes de sus pueblos y en las verdes llanuras de sus campos.

Carlos fue verde y blanco hasta los huesos por medio del amor y el conocimiento.

Fue, con Granada la verticalidad de su Sierra Nevada y la triste nostalgia de su ciudad antigua.
Fue alegre con C?diz, con el carnaval, con la Bah?a, una explosi?n de mar y de salinas al andaluz de adentro. Tambi?n fue alegre con esa Habana vieja donde encontr? sus ritmos y la sensualidad del mestizaje.
Fue abanderado de su cultura, la cultura popular andaluza, a la cual, a base de copla y copla andaluza, que no de canci?n espa?ola, encumbr? hasta pasearla por todos los rincones del mundo.

Amigo firme de los jornaleros y del gran cura obrero Diamantino Garc?a y de esa Am?rica del sur que agonizaba a los golpes de tim?n de los pa?ses desarrollados. Fue cantor del amor truncado de un mismo pueblo, Andaluc?a y Al-Andalus.

Por todo esto y mucho m?s que seguramente me olvid?, Carlos Cano (andaluz, de Nueva York, provincia de Granada) ser? siempre el cantor de mi tierra, de mi Pais, de mi Naci?n, que no es otra que Andaluc?a.

Contraviento, contraviento, yo me muevo contraviento y es por mi mala cabeza que me muevo a contraviento y me paso de la raya, que a m? no me dobla el viento.

Miguel del Rey Castro
C?rdoba

Tags: Carlos Cano, Morisco, Andaluz, Andalucía, Al-Andalus

Publicado por NASOINAN @ 17:31  | Publicado en Prensa
 | Enviar