Martes, 18 de diciembre de 2007
La "fiesta del 19 de Agosto", que con poco rigor hist?rico y mucho menos rigor de tolerancia, instaur? el entonces alcalde castellano de M?laga, Pedro Aparicio: que la inmensa mayor?a de malague?os no saben a que se debe el "honor" de tan singular y nefasta "fiesta", y no le falta raz?n , pues miles y miles de malague?os, desconocen que un 18 de Agosto de 1.487, la heroica y valiente poblaci?n malague?a, pues aquellos moradores eran, cuando menos, tan malague?os como los actuales, se rend?an y entregaban las llaves de la ciudad a las fuerzas militares de ocupaci?n, capitaneadas por los reyes de Castilla y de Arag?n.

La conquista militar de M?laga, si, conquista militar, ya que M?laga, como Sevilla, C?rdoba o Granada, ?ltimo valuarte de la identidad andalus?, nunca pertenecieron a la corona de Castilla, ni de Arag?n, ni de Le?n, y por supuesto, tampoco pertenec?an al actual Estado espa?ol simplemente porque no exist?a, fue de las conquistas m?s sangrientas y sanguinarias de la Historia, el propio Blas Infante nos indica y recuerda que a "Do?a Isabel" la empe?an las joyas, como tambi?n es conocida, se le concede el titulo de la "cat?lica" por parte del Vaticano, por el gran honor haber degollado a la valiente poblaci?n malague?a y haber entregado a miles de malague?as como esclavas a dicho poder eclesi?stico.

Es posible que entre los cientos de miles de musulmanes que tienen la fortuna de cruzar el vergonzoso "muro de la verg?enza" que el Estado espa?ol, con la colaboraci?n de la UE, ha puesto en el sur, como si al hambre se le pudiera poner fronteras, puedan venir alg?n que otro descendiente de nuestros antepasados expulsados despu?s de la conquista, pero sin duda, donde existen m?s descendientes, obviamente, es en Andaluc?a, pues todos no fueron expulsados, fueron "convertidos" a la fuerza, y de ello se encargo el Tribunal de la Inquisici?n creado al efecto para velar por la pureza de la fe.

Pero los musulmanes andaluces, tambi?n llamados conversos, que hemos nacido aqu?, trabajamos aqu? y desde nuestros humildes y escasos medios, y por supuesto, sin contar con poder medi?tico alguno, hemos sido y seguimos siendo mirados con lupa, no ya por la de la sociedad en general, que tambi?n, si no por el propio Estado, basta leer en las hemerotecas de los diferentes medios de comunicaci?n, para ver las continuas denuncias que hemos realizado cada vez que hemos detectado como confidentes policiales o propios agentes de los servicios de informaci?n del Estado se han infiltrado en nuestra Organizaci?n, quiz?s buscando, no el oro de Mosc?, pero si los petrod?lares, pese a ello y a nuestras propias limitaciones siempre hemos apostado por el m?s absoluto respeto a la legalidad vigente, la tolerancia y la no violencia y en cuantas contiendas electorales hemos presentado candidaturas, hemos intentado ser innovadores y consecuentes con los tiempos en los que nos ha tocado vivir.

Volviendo a repasar las hemerotecas se podr? ver que ya hace algunos a?os, mediados de los 80, desde Liberaci?n Andaluza, que no es una organizaci?n isl?mica, pero que si cuenta con una gran representaci?n de los musulmanes andaluces, ya reivindic?bamos para M?laga, por poner s?lo unos ejemplos, la peatonizaci?n del centro de la ciudad, el tranv?a o el metro. Entonces, como casi siempre, quienes desde su profesi?n de informar, acud?an a nuestras ruedas de prensa o nos hac?an alguna entrevista, esbozaban una peque?a mueca de sonrisa.

Tras la rendici?n de M?laga, Ahmed al Zegr?, el heroico caudillo que lider? la resistencia de la ciudad fue cruelmente sepultado en una mazmorra de Carmona (Sevilla), acabando sus d?as con cadenas al cuello y grilletes en los pies. Sus delitos fueron haber defendido valientemente la plaza que se hab?a comprometido en mantener y ser consecuente con su Patria, Andaluc?a y con su sentido de la Trascendencia. A d?a de hoy, la ciudad de M?laga, sigue sin reconocer su m?rito y no existe ni tan siquiera una miserable placa que reconozca su entrega, en las murallas que defendi?.

Sin odios, sin rencor, sin pretender revanchismos de ning?n tipo, pero muy conscientes de nuestra responsabilidad moral y ?tica con nuestro milenario pasado, Andaluc?a fue cuna de cultura entre Oriente y Occidente, no dejaremos de trabajar por la recuperaci?n de nuestra identidad nacional, a?n sabiendo que en la mayor?a de las ocasiones, nuestro trabajo, de calle, mediante art?culos de opini?n o cartas al director, caen al archivo general del olvido y la ignorancia.

No nos importa, los andaluces de Conciencia seguiremos trabajando por y para M?laga y Andaluc?a.

Villanueva de la Concepci?n 19 de agosto de 2005

Antonio Luis Calder?n
Coordinador General de Liberaci?n Andaluza

Tags: Malaga, Andalucía, Al-Andalus, conquista

Publicado por NASOINAN @ 13:16  | Conquista de Andaluc?a
 | Enviar