Martes, 25 de diciembre de 2007
Mwhammad Ab? Yahy? Ma?n ibn Sm?dih Al-Tuchib?, es decir hijo de Ma?n, hijo de Sum?dih, de la tibu de Tuchib.

Rey-poeta de Almer?a. 1037-1091.

Al morir Ab?-l-Ahwas ;a?n Sum?dih, en el a?o 1051-1052, sube al trono de Almer?a (primera sucesi?n por herencia de sangre), Al-Mu?tasim, el protegido de Allah, cuyo reinado llenar? casi toda la segunda mitad de la centuria, pues cuando sucede a su padre contaba la edad de 14 a?os, seg?n atestigua el zir? granadino ?Abd All?h. Muere en su palacio de la Alcazaba almeriense en 1091, cuando contaba 54 a?os de edad
.


Al comenzar su reinado adopt? el t?tulo honor?fico de Al-Mu?tasim bi-ll?h, el protegido de Allah, pero cuando vio que los otros pr?ncipes de los reinos taifas tomaban t?tulos califales, no quiso ser menos y adopt? los de Al-Wathik bi-fadhli-ll?h, el que conf?a en la gracia de Allah; y el ya indicado de Al-Mu?tasim.

El rey se despos? con una dama cristiana y tuvo dos hijos y cuatro hijas, famosas ?stas por su belleza y que casar?an todas con pr?ncipes musulmanes.

Seg?n Dozy, durante la minor?a de edad de Al-Mu?tasim, regent? el reino durante tres a?os su t?o Ab? ?Utba ibn Sum?dih, per?odo en el que se produjo el intento separatista del gobernador de Lorca. Ibn Sabib, que pudo sofocarse de forma inmediata gracias a la coalici?n de los ej?rcitos almeriense y granadino. Seg?n Ibn Bass?m, en su Dhj?ra, hubo un segundo intento de independizarse que si fructific?.

No era Al-Mu?tasim, seg?n recoge Dozy de Ibn Bass?m, un gran capit?n ni buen pol?tico, y los continuos fracasos que cosecho en sus empresas b?licas no deben interpretarse ?como hace Varela-, como que Al-Mu?tasim fuera enemigo de la violencia y que renunciara a extender sus dominios. Lo cierto fue que careci? de dotes de organizaci?n y mando, siendo de otro lado muy considerado por su afici?n y mecenazgo por las artes, las letras y las ciencias. As? dice textualmente Ibn Al-Att?r despu?s de la muerte de (Man Ibn) Sum?dih, los pr?ncipes vecinos de Ab? Yahy? le creen un soberano poco temible a causa de su juventud, apoder?ndose de aquellas partes de su pa?s que estaban situadas a alguna distancia de Almer?a, de suerte que al final solamente le quedar?a esta ciudad y el territorio que la rodea.

Una de las primeras medidas que tomar?a en su reinado fue la de restablecer el vasallaje que el reino de Almer?a ten?a respecto al de Granada, vasallaje que durar?a hasta que apareci? en escena el visir jud?o Jos?, que llego a ser due?o de la voluntad del rey, consiguiendo que ?ste le nombrara adem?s tesorero y le otorgara la administraci?n del reino.

Al-Mu?tasim, instado por Jos?, rompi? las relaciones con Granada en 1066, ya que el jud?o ?odiado por la poblaci?n granadina- conspiraba para hacerse con el poder absoluto del reino. Sin embargo, el proyecto fracas? al conocerse en la ciudad la conspiraci?n, inici?ndose una matanza de m?s de dos mil jud?os, rindi?ndose las tropas almerienses que se encontraban en Guadix prestas a apoyar el golpe de Estado del visir Jos?, a los ej?rcitos granadinos apoyados por el rey de la taifa de Toledo, Yahy? Ism?il al Mam?n.

Lo que le ocurrir?a a Al-Mu?tasim y a su territorio ya lo predijo el rey granadino, cuando afirmaba lo que me sucede con Al-Mu?tasim me recuerda a la alondra, que vio cerca del suyo un nido de oca salvaje, le gustaron los huevos y se dijo: voy a empollarlos con sus dos peque?as alas y cuando volvi? a su nido, encontr? que los suyos estaban estropeados. Al-Mu?tasin ha invadido mis Estados, pero no tardar? en salir de ellos y perder? la mayor parte de los suyos, que pose?a pac?ficamente. No tard? en cumplirse la profec?a del rey granadino, que prosigui? la campa?a contra Almer?a apoder?ndose de buena parte de su territorio. Al-Mu?tasim le envi? una embajada suplic?ndole que le perdonara, cosa que hizo el granadino no sin antes imponerle un pacto de vasallaje que le asegur? una fuente de tributos en un lugar tan rico como era entonces el puerto de Almer?a.

El historiador Al-Himy?n nos da cuenta de una guerra entre el reino ?abbad? de Sevilla, gobernado por el tambi?n rey-poeta Al-Mu?tasim, y el reino almeriense; conflicto del que no se sabe con exactitud si fue cierto, o fue s?lo una excusa de Al-Mu?tasim para romper en el a?o 1082 su vasallaje con Alfonso VI. De lo que s? se tiene certeza hist?rica es del encuentro de ambos reyes andalus?es en un lugar lim?trofe de ambos reinos: en Sarbos.

Todav?a sostendr?a Almer?a otra guerra contra el reino de B?d?s, ?Abd All?h, pero que pronto se convertir?an en relaciones amistosas cuando los almor?vides de Y?suf Ibn T?shf?n fueron llamados por los pr?ncipes andaluces para hacer frente a las tropas de Alfonso VI.

Hombre de letras, conocedor del Islam Al-Mu?tasim encajaba muy bien en el clima paradis?aco y el ambiente de la Almer?a del siglo XI. Estos a?os del largo reinado de Al-Mu?tasim, a juzgar por las obras realizadas durante el mismo, significaron definitivo despegue econ?mico de Almer?a, hasta llegar a convertirse en el primer puerto comercial de Al-Andalus.

Con las riquezas que quedaban en sus tesoros, y despu?s de pagar parias a Granada, pudo Al-Mu?tasim mejorar el abastecimiento de agua de la ciudad, construir dos palacios y acoger en ellos a cuantos sabios, poetas y literatos solicitaron su hospitalidad; con estos hu?spedes ilustres y los almerienses distinguidos form? una c?lebre corte literaria, en cuyas tertulias se complac?a.

La generosidad de Al-Mu?tasim para con los poetas fue extraordinaria; se cuenta que el poeta Ibn Saraf le regal? por un solo verso, la propiedad de las cincuenta casas que compon?an una aldea. Magnificencia que fue cantada por el poeta Al-Sahud en los siguientes versos:

Vuestros dedos reparten una lluvia de regalos
tan abundante que estoy tratando de creer
que son nubes del cielo.
No se puede vivir feliz nada m?s que aqu?,
donde vos os encontr?is,
y sin vos los d?as de nuestra existencia
se arrastran tristes
.

Tags: Al-Mutasim, Almeria, Rey Poeta, An-Andalus, Andalucía, Historia

Publicado por NASOINAN @ 16:44  | Biografias
 | Enviar