Mi?rcoles, 26 de diciembre de 2007
Ab? Muhammad ?Abd al-My?a ibn ?Abd?n al-Yewor?
(de Evora).

Poeta, historiador y estudioso del hadit.
Naci? en Evora. Muri? en 1134.

Fue visir y gran amigo de Al-Mu?tawakkil al-Aftas, ?ltimo rey de Badajoz, y uno de los hombres m?s ilustres de aquella corte
.


Se cuentan an?cdotas extraordinarias acerca de su pasmosa memoria. El mismo Al-Marr?kush? nos relata en su Cr?nica que, estando un d?a sentado Ibn Sur (Avenzoar) en el zagu?n de su palacio, acompa?ado de un copista, al que hab?a mandado escribir o copiar el Libro de las Canciones, pregunt?ndole d?nde se encontraba el original, a fin de llevar a cabo un cotejo, el copista se lament? por su olvido. Estando en esto, penetr? un hombre de aspecto m?sero en el vest?bulo quien despu?s de saludar a los otros dos, tom? asiento y dijo: Hijo m?o, pide al visir Ab? Marw?n ?padre de Avenzoar- que me conceda audiencia. ?Est? durmiendo, contest? Ibn Sur. Despu?s de una larga pausa, pregunt? el vagabundo: -?Qu? obra es ?sa que tienes en la mano? -?Por qu? esa pregunta?, le dijo el joven. ?Quisiera saber el t?tulo porque poseo alg?n conocimiento en bibliograf?a... Y, ante las miradas at?nitas de Ibn Sur y del copista, empez? a recitar de corrido el Libro de las Canciones, con lo que se pudo comprobar la exactitud de la copia que estaba dictando Ibn Sur.

De esp?ritu sutil y delicado, y de un talento fuera de lo com?n, cultiv? la poes?a, llegando a ser uno de los autores m?s conocidos y celebrados de celebrados de finales del siglo XI.

A la ca?da de la dinast?a Aftas?, en 1094, y con la muerte de su bienhechor y amigo Al-Mu?tawakkil, escribi? su Qas?dah ?Abd?niyya; en ella llora tan aciagos acontecimientos, y en su honor Al-Marr?kush? escribi?: Es una perla que empalidece toda poes?a y encanta con su magia; conforma el coraz?n cual bebida espirituosa; ninguna alcanza tal fulgor; nadie podr? disputarle la cima que ha alcanzado.

La obra es una eleg?a en la que, tras narrar la ca?da de una serie de reyes y reinos, desde el persa Dar?o hasta el griego Alejandro, nos habla con detenimiento de la de los Aftas?es, lamentando su desaparici?n, a causa del dominio almor?vide. Es una obra que goz? de gran renombre entre los autores andalus?es. Sin embargo, pese a la fama que logr? alcanzar, algunos arabistas ponen en duda la sinceridad de su autor, y juzgan a la Qas?daah ?Abd?niyya de una forma completamente diferente a como lo hicieron los contempor?neos del autor.

Dozy, tras haber estudiado la obra de Ibn ?Abd?n, nos dice a tenor de la misma: Aparte de algunos versos felices, hay en este canto f?nebre demasiado ingenio, y la erudici?n aparece all? excesivamente recargada y como desbord?ndose. En vez de hacer sentir en versos armoniosos el grito de un dolor verdadero y profundo, el poeta para revista a los grandes hombres, y a las dinast?as que han experimentado los golpes de la suerte; nos ofrece un cat?logo rimado de grandes desgracias, desde Dar?o, el persa, hasta los Aftas?es de Badajoz, en un estilo siempre correcto y algunas veces elegante, pero en el que los juegos de palabras y las im?genes dif?ciles de comprender causan fastidio y cansancio; en vez de una pieza capaz de emocionar, nos ha dejado un miserable andamiaje de erudici?n, cubierto de oropeles. Y es que Ibn ?Abd?n no sent?a ?ntimamente el dolor por la ca?da de su se?or: la mejor prueba es que entr? al servicio de S?r ibn Ab? Bakr, con los almor?vides sigui? hasta su muerte (1134). Contrasta este dolor fr?o y artificioso con el sentimiento natural y emocionante que reflejan los ?ltimos versos de Al-Mu?tamid.

A pesar de todo, si no por su calidad po?tica, tiene esta obra cierta importancia como documento hist?rico, por lo que fue prontamente objeto de comentarios, siendo el m?s importante de entre todos ellos el que le dedic? Ibn Badr?n (muerto despu?s de 1211).

Seg?n Dozy, Ibn ?Abd?n es autor asimismo de alg?n otro poema, como la esp?stola dedicada a ?Al? ibn Y?suf, sobre el asedio de Santor?n, y de otra, solicitando la amistad de Ibn Ab?-l-Hisal, junto con algunos otros m?s que son encomiados por Dozy con los siguientes t?rminos: Flores tiernas y delicadas, que dej? florecer al azar... poes?as armoniosas llenas de facilidad y de gracia.

Tags: Al-Andalus, Andalucía, andalusíes

Publicado por NASOINAN @ 18:01  | Biografias
 | Enviar