Mi?rcoles, 26 de diciembre de 2007
Ingeniero agr?nomo.

Nace el 3 de Noviembre de 1891.

La asamblea de C?rdoba del 23 de Marzo de 1919, se convoca mediante un Manifiesto similar al que se public? para la primera, llamada de Ronda; en cierta forma, alentada por unas inminentes elecciones que pod?an transformar en gran medida el aparato del Estado. Entre los concurrentes figuran: Blas Infante, Rafael Ochoa, Largo Caballero, Federico y Rafael Castej?n, el Diputado provincial-regionalista ?republicano Francisco Salinas y el ingeniero agr?nomo Pascual Carri?n, quien ser? conocido como uno de los m?s insistentes propulsores de una radical reforma agraria en el suelo andaluz
.


En esta asamblea, Carri?n dice que:
"El regionalismo defiende la f?rmula de la tierra libre como defiende la libertad humana para que los hombres pudieran disponer de los medios de producci?n".
Defiende igualmente las reivindicaciones nacionalistas conforme a las bases de la Asamblea de Ronda, enumerando las funciones correspondientes a los municipios. Ley? datos estad?sticos relativos a la tierra cultivable que no es explotada y censur? el atraso que tales extensiones incultas representan.

?Incautarse de las tierras ?dir? Carri?n en esta Asamblea- no es desposeer de ellas a los que las tienen: si son capaces de cultivarlas y cuidarlas, las tendr?n; pero jam?s, sin son ociosos y s?lo aspiran al disfrute de las rentas de aquellas?. Los regionalistas andaluces, (...) no estamos en condici?n de avenirnos a pactos, sino de imponer nuestras formulas. Inclin?monos siempre a la izquierda, junto a los trabajadores, al lado de los oprimidos, nunca al de los explotados. Esto pienso sostener y esto defenderemos siempre los regionalistas andaluces. El no hacerlo as?, nos restar?a fuerza: de momento ser?amos halagados por los pol?ticos dominantes, y una vez conjurado el peligro, abandonados y despreciados por los unos y exacrados por los otros. Nuestra base esencial ?continuar?a diciendo- debe ser EL DESPOSEER LAS TIERRAS DE SUS ACTUALES PROPIETARIOS, PARA DARLAS A LOS QUE LA CULTIVAN.

Los planteamientos de Carri?n se centran fundamentalmente en el tema de la tierra, cosa natural si tenemos en cuanta que la toma de conciencia nacionalista del pueblo andaluz se genera al constatar una pura situaci?n de dependencia y colonizaci?n. La importancia fundamental de Pascual Carri?n estriba en plantear el origen de los latifundios como un problema de car?cter pol?tico y militar y no s?lo un problema econ?mico, social o natural.

?Los verdaderos or?genes de los latifundios ?escribe Carri?n en su obra Los Latifundios en Espa?a- se hallan en la llamada reconquista y desamortizaci?n y no en los efectos naturales econ?micos y sociales, con los que se pretenden justificar. A medida que se efectuaba la reconquista cristiana, se repart?an las tierras andaluzas, como es sabido, entre las ?rdenes militares, los nobles que figuraban como caudillos y el clero. (...) Debemos observar que entre las grandes propiedades, cuyos datos ya he consignado, figuran a la cabeza las procedentes de la reconquista en manos todav?a de los t?tulos m?s renombrados?.

Despu?s de hacer alusi?n a la Historia de Andaluc?a de Joaqu?n Guichot, para referir el ?xodo de miles de andaluces que tuvieron que abandonar sus f?rtiles y bien cultivadas tierras y vegas, y al despojo vand?lico que hicieron los feudales cristianos de los andaluces, ?no dej?ndoles ni un reducido hogar que les sirviera de albergue, ni un palmo de tierra donde sentar el pie?, concluye Carri?n diciendo que: ?los latifundios nacieron, pues, de un hecho guerrero y pol?tico. La naturaleza no ha tenido la m?s m?nima intervenci?n en este engendro. Sobre la desamortizaci?n efectuada. Pero, seg?n se dec?a, aliviar la situaci?n de la hacienda p?blica, impulsar la realizaci?n de las v?as de comunicaci?n e intensificar la explotaci?n del suelo, Carri?n dir? que, aunque ninguno de estos m?viles se realizara, es el hecho m?s trascendental despu?s de la invasi?n de los cristianos como creador de nuevos latifundios?.

Naci? el 3 de Noviembre de 1891, hijo de una familia de agricultores levantinos acomodados. Se traslada con ella a Madrid donde cursa estudios universitarios en la Escuela Especial de Ingenieros Agr?nomos del Instituto Agr?cola de Alfonso XII. Ampl?a sus conocimientos en Entomolog?a, Mineralog?a y Bot?nica junto a los profesores Gonz?lez Fragoso, Garc?a Merced y Dant?n Cedeceda. Sus ideas progresistas y liberales le llevar?n muy pronto a tomar contacto con los hombres de la Instituci?n Libre de Ense?anza y con su fundador Francisco Giner de los R?os.

Asimismo se vincula con la residencia de Estudiantes de Madrid, surgida al amparo de la Instituci?n. All? conoce y trata algunas figuras relevantes de la intelectualidad del pa?s como Ortega y Gaset, Aza?a, Fernando de los R?os, Vi?uelas, A. Castro, Araquista?n, Bernaldo de Quir?s, Madariaga, etc. Tambi?n, de estudiante en Madrid, tiene ocasi?n de escuchar y tomar contacto en el Ateneo con Baroja, Azor?n, Unamuno, etc. Uno de estos ?ltimos conocidos es el fisi?crata andaluz Baldomero Argente con quien le unir? a partir de entonces una gran amistad y con el que ?seg?n informaci?n personal- se sentir? muy compenetrado. A trav?s de ?ste, Carri?n se introduce en la lectura de Joaqu?n Costa y Henry George, cuyas obras Colectivismo Agrario y Progreso y Miseria le influyeron notablemente.

?...Su inmersi?n en ese denso y vasto mar de la literatura regeneracionista y el georgismo ?escriben Tu??n de Lara y Garc?a Delgado- se produce, pues, dentro del itinerario intelectual de Pascual Carri?n, en un momento decisivo, crucial de su formaci?n, no pudiendo sorprender, por tanto, la marca profunda de los principales componentes de aqu?l dejan en gran parte de toda su obra; si bien con tintes y acentos personales muy acusados tambi?n...?

La influencia georgista o fisi?crata en Carri?n se acent?a en su contacto con los andalucistas, ya que esta doctrina ofrec?a un punto de referencia muy importante para los pioneros del nacionalismo andaluz.

Habr?a que decir, al igual que Manuel Ruiz Lagos, que la diferencia del Andalucismo con las corrientes nacionalistas vasca o catalana se perfila al hacer s?ntesis, en plano econ?mico, las doctrinas marxistas, georgistas y anarquistas, hacia un proyecto peculiar andaluz que los te?ricos denominaron socialismo ind?gena o socialismo libre. La incidencia del pensamiento de Henry George y su doctrina (georgismo/fisiocr?tico) en el pensamiento andalucista se muestra, al haber sido su teor?a econ?mica punto y base del nacionalismo de las Juntas Liberalistas de Andaluc?a, materia de discusi?n y de estudio en hombres como Blas Infante, Juan D?az del Moral y Pascual Carri?n.

La teor?a georgista de que ?la propiedad privada de la tierra, por muy justificada que estuviese en per?odos anteriores de la historia, hab?a llegado a convertirse en un abuso y en una limitaci?n de la producci?n bajo las condiciones modernas cuando ya no quedaba tierra libre para que la trabajase un individuo sin pagar a un propietario?, expresa muy claramente el poder de atracci?n que habr?a de ejercer sobre los andalucistas, por incidir su pensamiento sobre la sociedad eminentemente agraria.

En 1912 las estad?sticas oficiales de emigraci?n daban cifras superiores a 190.000 personas, en progresi?n creciente. En ?stas, no se ten?a en cuenta la emigraci?n que se realizaba por Gibraltar, considerada cercana a 50% en la despoblaci?n de las provincias andaluzas, ni la clandestina, ni la que se verificaba sin previa declaraci?n de los emigrantes. Pero lo m?s grave estriba en que en diez a?os la emigraci?n oficial hab?a progresado de 20.000 a 190.000 personas; que la de un solo a?o, la de 1919, super? a la del precedente en cerca de 50.000; la de 1912 excedi? a la 1911 en 40.000 almas.

Por todo esto no es extra?o que Pascual Carri?n exclamara junto con Baldomero Argente ante tales hechos:
?...Cuando se ve a nuestros partidos pol?ticos luchando por verdaderas futilezas; cuando se advierte el aparatoso fragor de campa?as entabladas por un matiz constitucional; cuando se observa que la vida pol?tica est? interrumpida durante a?os por si el matrimonio civil ha de ir o no precedido de la declaraci?n del interesado de no profesar la religi?n cat?lica u otras cosas de este fuste, se piensa irremisiblemente que, o todos los dem?s problemas est?n resueltos, por lo que apelamos a tales simplezas para entretenernos pol?ticamente, o las masas que, de buena fe, se les lanza a tales refriegas est?n compuestas de idiotas. Elija quien quiera entre ambos extremos?. (Recogido de La esclavitud proletaria, Madrid, 1913).

En el mes de Marzo de 1917 concluye sus estudios en la Escuela Especial de Ingenieros Agr?nomos, obteniendo uno de los primeros puestos de la promoci?n. Ingresa en el Cuerpo de Ingenieros Agr?nomos con la categor?a de oficial segundo de la administraci?n civil y es destinado, a petici?n propia, al Servicio de Avance Catastral de Sevilla. La decisi?n de Carri?n de trasladarse a esa ciudad, la explic? el mismo muchos a?os despu?s, en una entrevista concedida a Arturo L?pez Mu?oz... ?Al terminar la carrera, hicimos un viaje de pr?cticas por Andaluc?a, y el contraste entre el cultivo de Levante, intensivo y en parcelas medianas y peque?as, y las grandes fincas del Sur, me impresion? de tal manera que por eso yo ped? ser trasladado en 1917 a Sevilla y all? me dediqu? a fondo a estudiar la econom?a andaluza?. Es importante subrayar esta decisi?n de Carri?n de trasladarse a Andaluc?a, porque refleja muy bien su decidida voluntad de compromiso con una determinada realidad y su af?n de afrontar sin rodeos situaciones que juzga injustas.

Su llegada a la capital andaluza coincide con el denominado trienio bolchevique, con el auge del movimiento andalucista y, por a?adidura con el violento replanteamiento del problema de la tierra. El momento es crucial. Carri?n despliega desde el principio su inmensa capacidad de trabajo, estudiando y proponiendo soluciones a una situaci?n que ve?a d?a a d?a m?s insostenible y de la que no se puede mantener al margen. Es aqu? donde se produce su total vinculaci?n y conexi?n con el movimiento andalucista, y muy especial con Blas Infante. Nada extra?? la r?pida compenetraci?n que se produce entre este ?ltimo y Carri?n. Ambos son lectores y admiradores de la obra de Henry George y de Costa. Ambos son conscientes de la gravedad del problema de la distribuci?n de la propiedad de la tierra en la mayor parte de las provincias de Andaluc?a, y de las enormes posibilidades que presenta el campo andaluz si se pone en marcha una total reforma agraria.
Durante estos cuatro a?os de estancia en Sevilla Carri?n participar? en la ya aludida, Asamblea Regionalista de C?rdoba como vocal de la directiva del Centro Regionalista Andaluz de Sevilla, interviniendo muy activamente en las sesiones primera y segunda. En un discurso del d?a 23 Carri?n afirma que ?... la soluci?n fundamental al problema social (...) es la socializaci?n de los medios naturales de producci?n y explotaci?n individual de ellos los m?s intensiva posible...?. En la segunda sesi?n Carri?n presenta una amplia e interesant?sima ponencia en la que se articulan toda una serie de soluciones y medidas para afrontar el problema de la tierra andaluza.

Por otra parte esta Asamblea marca el comienzo de una amplia campa?a de an?lisis y divulgaci?n de la cuesti?n agraria en Andaluc?a, de la que se hace eco no s?lo la prensa andaluza, sino tambi?n los m?s destacados diarios de difusi?n estatal, El Sol y El Debate. Carri?n colabora en esta prensa junto con Julio Alvarez de del Vayo, Emilio Vellando, Ortega y Gasset, Castej?n, Blas Infante, etc. Todos ellos constatan una situaci?n d?a a d?a deteriorada; todos coinciden tambi?n en la urgente y necesaria profundidad de las medidas que se adopten, puesto que la soluci?n ?ltima ?s?lo puede ser obra de una profunda renovaci?n de la estructura econ?mico-social?. El 20 de Marzo Ortega y Gasset escribir?a en El Sol sobre la formidable tormenta que se prepara sobre toda la anchura de B?tica y del ?hambre de tierra? del proletariado campesino andaluz; propone una vasta campa?a de difusi?n de los problemas planteados, ?convencido ?dice- de que con ello se cumplir? la obra m?s patri?tica y de m?s seria, elevada pol?tica que el momento permite?. El 27 de Abril Carri?n publica en este diario un art?culo sobre el problema agrario andaluz en el que hace referencia a la intensa labor de los centros regionalistas andaluces, que ?han dedicado a esta cuesti?n un inter?s constante desde su creaci?n...?. El 11 de Mayo publica un segundo art?culo sobre las condiciones naturales y estado actual en Andaluc?a, donde denuncia ?actitud constante en toda su obra- la concentraci?n de la propiedad territorial como factor fundamental del atraso y conflictividad de Andaluc?a que, sin embargo, ?mejores condiciones re?ne para la producci?n y el comercio?.

?...el problema andaluz ?dir?a Carri?n en otro de estos art?culos- no es un problema de orden p?blico ni tampoco exclusivamente de paz social, sino que es un problema m?s hondo, es de reconquista de un pedazo de nuestro suelo que en su mayor parte se encuentra en poder de unos cuantos se?ores que dificultan su normal desarrollo e impiden, quiz?s inconscientemente, que alcance la prosperidad que por sus condiciones naturales le corresponde... <.) es preciso dar acceso a la tierra a los trabajadores, pero no mediante procedimientos que dejen intacta la actual concentraci?n de la propiedad territorial causa fundamental de todos los males, ...sino con medidas que hagan desaparecer de ra?z este absurdo estado de cosas y hagan imposible su restauraci?n?.

A partir de Junio las colaboraciones de Carri?n ocupan lugares destacados en la secci?n de Agricultura y Ganader?a, terminando el 12 de Octubre una serie de nueve largos art?culos, bajo el t?tulo com?n de El problema agrario en Andaluc?a, considerados como una de sus m?s importantes aportaciones al problema, junto a su obra capital sobre los latifundios. En Noviembre de 1919 cuando se celebra en Madrid el I Congreso Nacional de Ingenier?a, presenta Carri?n una ponencia en la que, bajo el t?tulo de Medidas fundamentales de ?ndole econ?mico-social que deben aportarse para intensificar la explotaci?n del suelo, vuelve a insistir, con mayor esfuerzo de sistematizaci?n y en t?rminos m?s amplios, sobre los problemas agrarios andaluces, constituyendo este trabajo una monograf?a que no sin raz?n Tu??n de Lara la ha calificado de fundamental.

En 1921 Carri?n elaborar? una extensa y detallada informaci?n sobre el problema del subarriendo abusivo de fincas r?sticas, que ofrece a Bernardo Quir?s y Rivera Pastor, enviados a C?rdoba y Sevilla por el Instituto de Reformas sociales. Este importante informe se debe en gran medida a la experiencia que le proporcionan sus contactos y trabajos con los subarrendatarios de Carmona, con quienes funda en 1920 una Sociedad de Colonos para luchar contra las pr?cticas tradicionales de los grandes arrendatarios y amortiguar los efectos de la fuerte concentraci?n de la propiedad de la tierra.

En Diciembre de 19221 es trasladado a Valencia ?tambi?n al Servicio del Catastro- orientando su labor sobre otros aspectos agron?micos espec?ficos de la zona levantina. Su marcha de Sevilla coincide, curiosamente, con el exilio voluntario de Blas Infante a Isla Cristina, motivado por la llegada de la dictadura de Primo de Rivera. Aqu? orienta su trabajo en los problemas derivados del cultivo de la vid, y complementariamente del cultivo del tabaco a escala colectivas que se revelan m?s eficaces como medio o cauce de defensa de los intereses vinculados a aquellos.

Intervienen en la creaci?n de la Uni?n de Viticultores de Levante, ya patrocina la creaci?n de la Confederaci?n Nacional de Viticultores. Pr?cticamente los a?os veinte absorben su inmensa capacidad de trabajo en la gesti?n corporativa y defensa de los intereses de los peque?os y medianos agricultores ligados al cultivo de la vid. En 1924 es nombrado Inspector del cultivo del tabaco en Levante, y posteriormente se har?a cargo desde Madrid de la direcci?n nacional de dicho cultivo, hasta 1927, en que se ve forzado a dimitir por no encontrar el apoyo debido para continuar esta labor.

Adscrito poco despu?s al Instituto Agr?cola de Alfonso XII, se le asigna la direcci?n t?cnica de las primeras pel?culas con las que la Direcci?n General de Agricultura y Montes trata de ampliar y mejorar el nivel de adiestramiento y formaci?n de empresarios y trabajadores agr?colas. A pesar de toda esta actividad fuera del marco andaluz, nunca dejar? de estar relacionado con su problem?tica. En 1927 representan el IV Congreso Nacional de Riesgos, celebrado en Barcelona, una ponencia sobre La concentraci?n de la propiedad y el regad?o en Andaluc?a, llegando a desencadenar una fuerte pol?mica period?stica que dura hasta 1929. Fruto de esta actividad fue su libro La Reforma Agraria. Problemas fundamentales, publica en Madrid en 1931.

Pasado el tiempo de la dictadura vuelve a trabajar junto con sus antiguos compa?eros Blas Infante, J. D?az del Moral y Bernardo Quir?s en el Anteproyecto de la Comisi?n T?cnica Agraria para la soluci?n del problema de los latifundios, considerado como uno de los proyectos m?s progresistas de la naciente rep?blica, y del que el propio Carri?n dir?a que ?sent? las bases para una reforma agraria y eficaz que aunque, luego se modificara en los sucesivos proyectos, no dejaron de constituir la pauta para la reforma?. Fue aprobada en el Consejo de Ministros el 21 de Julio de 1931, pero (imperativos de siempre) no lleg? a ponerse en pr?ctica.


Ante las inminentes elecciones que se presentaban, no duda en participar ?requerido, sin duda, por Blas Infante- como candidato por Sevilla a las elecciones constituyentes de la II Rep?blica, figurando en la famosa candidatura ?Republicana Revolucionaria-Federalista Andaluza.?. El programa era b?sicamente el mismo que se cre? en las asambleas de Ronda y C?rdoba. Los resultados, a pasar de los manejos y de la corrupci?n gubernamental, fueron importantes. La adulteraci?n de las actas ha sido un hecho comprobado posteriormente. Continuos incidentes durante la campa?a electoral, nos los describe Blas Infante en su ensayo La verdad sobre el complot de Tablada y el Estado Libre de Andaluc?a:
?...un amanecer nos detienen en la carretera de Ecija hacia Sevilla. Nos previenen de que Sajurjo ha llegado a la ciudad contra nosotros. El ministro de la Gobernaci?n hab?a editado un romance truculento en el cual dice que nos proponemos sublevar el aer?dromo, bombardear Sevilla y echar sobre ella un ej?rcito de campesinos para proclamar el Estado Libre...?.

Finalizada la guerra civil es privado de libertad durante alg?n tiempo y <> e inhabilitado como a tantos otros funcionarios de la Rep?blica. Se le abre expediente formal de depuraci?n al amparo de la Ley de 10 de Febrero de 1939, y se le inhabilita para desempe?ar a partir de entonces ?puestos de mando o de confianza e incluso c?tedras?. Se le se?ala como destino forzoso la plaza de Ingeniero Director de la Estaci?n de Viticultura y Enolog?a de Requena, donde permanece desde 1941 hasta 1961, fecha de su jubilaci?n.

Durante todos estos a?os, en que se le proh?be cualquier tipo de acci?n p?blica, contin?a con la elaboraci?n de sus trabajos calladamente, destacando entre ellos La reforma Agraria de la II Rep?blica y la situaci?n actual de la agricultura espa?ola, publicado en 1973, y la reedici?n de Los latifundios en Espa?a, en Octubre de 1975.

Su plena identificaci?n con la problem?tica andaluza y la intensa labor que desarrolla en torno a ella es m?s que suficiente para incorporarlo a la historia m?s progresista de Andaluc?a. No puedo ser menos para quien ha escrito sobre Andaluc?a y sus hombres las siguientes palabras:
?...Si no bastase la Historia de Andaluc?a, que nos prueba sus riquezas y laboriosidad durante muchos siglos, especialmente durante la ?poca isl?mica, los casos citados prueban claramente que el campesino andaluz, cuando sabe que ha de disfrutar del producto de su trabajo lucha contra la naturaleza como el mejor labrador y logra resultados admirables. Tratar de holgazanes y viciosos a los campesinos hambrientos de Andaluc?a y Extremadura, es agregar a la injusticia de que son v?ctimas el escarnio. Lo verdaderamente sorprendente es que no haya sucumbido esta raza despu?s de varios siglos de hambre y de miseria, lo cual revela su enorme potencialidad natural ...?.

Tags: Andalucía, Nacinalismo, Blas Infante, andalucistas

Publicado por NASOINAN @ 21:16  | Biografias
 | Enviar