Jueves, 15 de enero de 2009

Ya han pasado 20 días desde el inicio de los ataques israelíes a Gaza y en estos 20 días se ha dicho ya casi todo lo que se podía decir.

 

Muerte es lo que están encontrando en esa lucha tan desigual donde unos ponen las más sofisticadas armas de aniquilamiento masivo y otros los muertos, las infraestructuras destruidas, el futuro aniquilado, la infancia violada y masacrada, las madres sin hijos, los maestros sin escuelas, los médicos sin hospitales…

 

Y todo ello bajo la mirada cómplice del mundo occidental, EE.UU, Europa, los gobiernos árabes títeres de Occidente y también el Estado español, en una posición, entre la colaboración evidente con Israel y la posición de neutralidad que quiere mantener ante la opinión pública, buscando una posición de mediador que le aleje de las “posiciones sionistas”. El viaje que Moratinos y Zapatero están realizando por Oriente Medio no es otra cosa que eso, un lavado de imagen ante la opinión pública española con la esperanza de que su colaboración con el asesino sionista no les lleve al desastre electoral, al igual que Irak hizo con Aznar.

 

De nada les va a servir ese intento de prestidigitador porque todos sabemos que la magia no existe, que es un truco, un engaño a nuestros sentidos, que la realidad es muy diferente y conocida por todos:

 

 - Apoyo a los acuerdos entre la UE e Israel, que convierten a este, en la práctica, en socio de pleno derecho de la comunidad Europea.

 

 - Venta de armamento a Israel, que hace del estado español un cómplice directo en los asesinatos de palestinos en Gaza.

 

 - Ausencia de acciones diplomáticas y políticas que acaben con la impunidad jurídica de Israel con respecto al Derecho Internacional.

 

 - Ausencia de denuncias de las violaciones de los DDHH por parte de Israel en los Territorios Palestinos.

 

- Renuncia a exigir a Israel el cumplimiento de las Resoluciones de las Naciones Unidas

 

 Y el Presidente del Gobierno de España como siempre, ni una mala palabra y ni una buena acción, con declaraciones en las que se puede atisbar su posicionamiento, cuando ante los medios de comunicación habla de hacer gestiones con el “gobierno amigo” de Israel, no para que este cumpla las resoluciones de las Naciones Unidas o los acuerdos internacionales en materia de DDHH. ¡no!, sino para que, si no les molesta demasiado…si lo estiman conveniente…no tiren tantas bombas y a ser posible, asesinen a menos niños.

 

Ya no es posible mantener esa posición de falsa neutralidad. Los ciudadanos exigen que se retrate, en un lado o en otro, con los asesinos o con los defensores de la legalidad internacional, los Derechos Humanos, el Derecho a la Autodeterminación de los Pueblos, el fin de la violencia colonial, la creación de una vez por todas del Estado palestino. etc.

 

Los ciudadanos del Estado español exigimos a Zapatero y a su gobierno que rompa relaciones comerciales, políticas y diplomáticas con el Estado de Israel, al igual que en su día se hizo con el régimen del Apartheid en Sudáfrica, pues es la única manera de que Israel se pueda sentir amenazada por la comunidad internacional y acabar con la impunidad jurídica que desde Occidente se le ha otorgado.

 

Pero no nos hacemos ilusiones, sabemos que el gobierno español va a seguir la política que le marquen desde Washington o Bruselas, que van a imperar los intereses económicos de las multinacionales españolas, europeas y norteamericanas sobre la vida de la población de Gaza, por más que Moratinos vaya de visita a Oriente Medio.

 

Porque todas las acciones internacionales para detener el genocidio no son más que una cortina de humo para que no veamos la verdadera intención de la “comunidad internacional”. Israel no es otra cosa que el gendarme que Occidente ha puesto en Oriente Medio para el control económico y político de la zona y por ello le apoya económicamente, con acuerdos comerciales preferentes, le concede impunidad jurídica y el poder de asesinar y matar gratuitamente.

 

Detrás de Israel está directamente el “mundo occidental”, con toda su falsedad, sus mentiras, su falsa democracia, su hipocresía cuando habla de derechos humanos, su belicismo encubierto, su neocolonialismo.

 

La lucha palestina no es solamente por la autodeterminación de un pequeño territorio, es la lucha por otro orden internacional más justo, por la liberación de Palestina y de todos los pueblos oprimidos por el neocolonialismo capitalista, es la lucha contra el actual sistema de explotación de pueblos y personas.

 
Andalucía, 14 de enero de 2.009



Tags: Palestina, Gaza, masacre sionista, nuevos nazis, genocidio, Islam, Umma

Publicado por NASOINAN @ 18:55  | Internacional
 | Enviar